A partir del Torneo Apertura 2014 los futbolistas naturalizados ya no ocuparán plaza de extranjero en el fútbol mexicano

El presidente de la Liga MX Decio de María fue el anunciador de una decisión que tomaron, dijo, los dueños de los 18 equipos de la primera división y que indica que a partir del próximo torneo cualquier jugador que obtenga su pasaporte mexicano no tendrá que esperar diez temporadas para no ocupar una plaza de extranjero.

De acuerdo al dirigente, dicha situación ayudará para mejorar la competitividad del balompié nacional. Para muchos el verdadero mensaje enviado por De María es que no hay confianza en el jugador nacido en México.

Unos defienden la llegada de más jugadores de fuera. Otros más se oponen rotundamente. Como siempre, cada quién tiene su propia opinión. Pero al final, como todo en la vida, cantidad no significa calidad.

Actualmente cada equipo tiene el derecho a tener en la cancha a cinco elementos foráneos. Se busca reducir este número a tres, pero con la nueva regla sucederá lo contrario y no dude que habrá equipos que salten a la cancha con hasta 7 o más jugadores no nacidos en suelo mexicano. Una pena.

A título personal no he visto que alguno de los naturalizados que han llegado a la selección en sus diferentes etapas, haya hecho una gran diferencia. Hace poco sentí vergüenza de que se buscara por todos los medios acelerar el proceso de nacionalización de Rubens Sambueza, para que jugara con el Tri la serie de repechaje ante Nueva Zelanda. ¿Era necesario? Se demostró que no.

Por otro lado, no es un misterio que tantas contrataciones de jugadores de medio pelo no tiene otros trasfondo meas que hacer dinero, dinero que va a parar a los bolsillos de los promotores y de los que compran la carta del jugador. Y claro, los técnicos a veces se ven obligados a poner en la cancha al jugador para sacarle jugo a la inversión. Lo ven como un activo, aunque en la mayoría de los casos es lo contrario, un pasivo que aporta poco o nada.

Con esta nueva medida de la Liga se siguen poniendo barreras al talento joven, al trabajo de las canteras, situación que termina por repercutir en el desarrollo y avance de la Selección Nacional. Extranjeros sí, pero que sean de calidad y que haya un límite. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes