Edgar Preciado, de 17 años, fue becado para estudiar en una de las mejores universidades del país y luego tiene pensado prepararse en Harvard para entrar a la política

Edgar Preciado sueña en grande. Está convencido de lo que quiere en la vida. “Primero quiero ser abogado y luego ser congresista o senador”, dijo este joven de padres mexicanos que estudia el doceavo grado en la Escuela Superior de Compton, ubicada en una ciudad más asociada a las pandillas y a la pobreza.

El enorme talento de este sonriente adolescente lo ha hecho merecedor de elogios y de reconocimientos. Por lo pronto, ya tiene asegurada una beca de cuatro años completamente pagada para estudiar en Princeton, una de las mejores universidades del país; pero la ambición de Preciado no se queda allí. “Después quiero prepararme en Harvard para entrar a la política”, comentó en una entrevista a CNN México.

Con un altísimo promedio de 5.0, Edgar descuella también por su facilidad de palabra, lo cual aprovecha para expresar las necesidades de sus condiscípulos como presidente del club de debate de su escuela. Es él quien, ataviado con camisa de vestir y corbata, toma el micrófono en las juntas del Distrito Escolar de la ciudad.

Edgar le da su agradecimiento al apoyo de su familia, que a pesar de sus bajos recursos supo inculcarle el amor por los estudios. “El joven Preciado es un líder nato” expresó Daren Brawley, Superintendente del mencionado Distrito Escolar de Compton.

Preciado demuestra que con ganas todo se puede. Sus constantes apariciones en las juntas de debate escolar le han dado firmeza y claridad para exponer sus ideas, sus dudas y sus sugerencias, lo que a su vez le ha servido para elegir el camino que ha de seguir cuando termine sus estudios.

Tiene apenas 17 años, pero Edgar ha aprovechado todo su potencial y las oportunidades de sobresalir en un ambiente donde en ocasiones abundan más el ausentismo escolar y los problemas. Steven Glass, Presidente del Distrito Escolar de Compton manifestó que Preciado sigue el programa de estudios más elevado que tienen.

Se vale soñar en grande, pero Edgar se está preocupando por materializar esos sueños. El camino todavía es largo, pero el ánimo y la capacidad le servirán para llegar lejos, muy lejos. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes