Un abogado le ayudará a preparar y elegir el testamento, y le dirá cuál es el más indicado para usted

Redacción EC | 5 de noviembre de 2013

Muchas personas han oído hablar de los testamentos, pero ignoran la forma de redactarlos, dónde obtenerlos y el tipo de documento adecuado de acuerdo a sus características personales y financieras.

De manera similar a un seguro de vida, el testamento es una forma ideal de proteger el futuro financiero de sus seres queridos si algún día llegara a faltarles, ya que evita que todo aquello que haya logrado construir durante su vida, caiga en manos equivocadas.

Para garantizar que se cumplan sus deseos a la hora distribuir sus bienes, asegúrese de que el testamento sea parte fundamental de su plan financiero personal.

Existen varias opciones para elaborar y elegir el testamento. La mejor alternativa dependerá del tipo de bienes y la forma en que desee que se distribuyan.

Además, existen requisitos en cada estado que podrían determinar la validez legal de los distintos tipos de testamentos. Lo mejor es platicar con un abogado para ayudarle a elaborar este documento. Algunos de los testamentos que podrían adecuarse a su situación incluyen:

Testamento simple: contiene un formato genérico en el que simplemente llena los espacios en blanco. Debido a que es un formulario estandarizado de acuerdo con los requisitos legales en su estado, este tipo de testamento es ideal para personas cuyo patrimonio no es demasiado extenso, ni complicado.

Testamento común o mancomunado: esta opción es para parejas que desean compartir un mismo testamento. Ambos firman un solo documento y si alguno de los dos fallece, los bienes serán propiedad del cónyuge superviviente. El testamento también indica otros beneficiarios (como sus hijos) quienes heredarán el patrimonio una vez que fallezcan ambos cónyuges. El cónyuge superviviente no puede modificar los términos del testamento, lo que garantiza que se respeten los deseos de la primera persona en fallecer.

Testamento vital: en este tipo de testamento, expresa su voluntad de forma anticipada respecto al tratamiento médico que desea recibir en caso de que esté inconsciente y no pueda comunicarse. Por ejemplo, puede indicar si desea o no ser resucitado en caso de paro respiratorio, o si está dispuesto a ser conectado a un ventilador automático.

Además del testamento, recuerde que un asesor financiero puede ayudarlo a elegir las mejores herramientas para proteger el futuro económico de su familia, incluyendo el seguro de vida, fondos para la jubilación y anualidades. EC

Información cortesía de All State y Contenido Latino

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes