Un contrato de arriendo o  renta es un acuerdo en el que se detallan las obligaciones y responsabilidades tanto del dueño del inmueble como de los inquilinos. Es un documento legal que las cortes toman en cuenta en caso de ser necesario, por eso es muy importante que usted conozca los términos exactos del contrato antes de que lo firme. El contrato debe incluir cada uno de los acuerdos que usted considere existen entre usted y el arrendador.

Puntos clave al revisar un contrato de renta

• Cláusulas que le permitan al dueño cambiar ciertos términos después de que usted firma.
• Responsabilidades/Requerimientos de que el inquilino deba hacer reparaciones o mantenimiento de rutina como podar el pasto por ejemplo, ya que éstas deben ser realizadas por el propietario.
• Restricciones que le impidan vivir normal y confortablemente en la vivienda.
• Fíjese que se detallen fechas importantes como el día límite para pagar la renta, o los días de recolección de basura.

Cualquier cosa que no entienda claramente o que no esté de acuerdo, debe modificarse de inmediato. Todas las responsabilidades del propietario deben enlistarse claramente. Siempre obtenga una copia del con-trato firmado y guárdela en un lugar seguro.

Sepa que las personas que rentan una propiedad están protegidas contra discriminación por The Fair Hous-ing Act. Si usted cree que sus derechos han sido violados, puede llamar al 1-800-347-3739.

Para obtener información de programas de vivienda el HUD tiene oficinas en Los Angeles: (213) 894-8000 y en Santa Ana: (714) 796-5577.

Consejos breves para inquilinos

1. La mejor forma para rentar una propiedad es estar preparado. Lleve consigo la aplicación llena, así como referencias por escrito de antiguos arrendadores, empleadores, amigos y compañeros de trabajo. No olvide llevar una copia de su reporte de crédito.
2. Revise cuidadosamente las condiciones del contrato antes de firmar.
3. Para evitar malos entendidos con el propietario, obtenga todo por escrito.
4. Mantenga abierta la comunicación con su arrendador.
5. Conozca sus derechos a vivir en una unidad habitable (sin desperfectos, plagas o expuesto a sustancias peligrosas como el asbesto) y manténgase firme.
6. Puede comprar un seguro de inquilino para proteger sus bienes.
7. Asegúrese de que el acuerdo de reembolso de su depósito sea incluido en el contrato.

Información cortesía de www.usa.gov

Esta columna no pretende sustituir los consejos y ayuda legal que sólo un experto en la materia puede brindar

Compartir

Más artículos de interes