Una nueva norma de protección permite al consumidor enviar remesas de forma más segura a través de diferentes instituciones financieras

José F. Sánchez. Los Angeles | 20 de Diciembre

Una de las mayores fuentes de ingresos de varios países en Latinoamérica tiene que ver con las remesas enviadas desde Estados Unidos. Por ese motivo se ha buscado la manera de que esas transferencias se realicen de forma segura.

Durante estas fechas muchas personas aprovechan para enviar dinero a sus familiares que viven en sus países de origen. Por eso es bueno saber que desde el 28 de octubre de este año, una nueva norma sobre remesas exige a las compañías de servicios financieros tomar medidas de protección para las transferencias electrónicas de dinero enviadas por personas en Estados Unidos a personas o empresas en otros países.

De acuerdo a un reporte de BBVA Research en una nota del diario mexicano El Economista, las remesas enviadas hacia México tendrán una caída de casi el 5.5 por ciento alcanzando una suma aproximada de 21,600 millones de dólares. Esto quiere decir que se enviaron más remesas en el 2012 que este año. Pero de cualquier manera, los expertos prevén que estas remesas crecerán nuevamente en el 2014.

Dejando de lado las estadísticas, la gente sigue haciendo envíos de dinero y este año tiene nuevos derechos al realizar sus transferencias a través de bancos, cooperativas de crédito y otras empresas financieras.

Antes de pagar por el servicio de transferencia recibirá información sobre:

• El tipo de cambio.

• Las tarifas y los impuestos que tendrá que pagar por la transferencia.

• La cantidad de dinero que recibirá la persona en el extranjero.

• La fecha en que el dinero estará disponible en el lugar de destino.

• Su derecho a cancelar la transferencia.

• Cómo recibir ayuda si comete errores.

• Cómo presentar una queja.

Por lo general, el cliente también tendrá 30 minutos para cancelar una transferencia sin costo alguno. Si hay un error, tendrá 180 días para reportar el problema a la compañía. Una vez que se ponga en contacto con la compañía, ésta tiene 90 días para investigar e informarle el resultado de la investigación. En algunos casos usted podría obtener un reembolso o hacer que la transferencia sea enviada de nuevo. EC

Con información de la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor y Contenido Latino

Más artículos de interes