Pero falta una parte del consejo, sin embargo, que si los consumidores la hubieran adoptado como otros hicieron, no sentirían tanto el golpe financiero. El área que fallamos en incluir, es el ahorro.

Consejos para el buen ahorrador
Empiece con poco.  El punto es empezar. Ponga el 10% de sus ingresos netos por cada cheque en una cuenta que acumule interés. Al final del año, usted tendrá un poco más de un mes de su salario como fondos de emergencia.

Tenga la cantidad designada depositada automáticamente en su cuenta de ahorros.  No podrá gastar lo que no tiene, así que elimine toda tentación al remover el dinero antes de recibirlo.

Busque el mejor interés.  Si las instituciones locales no le ofrecen tasas de interés competitivos en cuentas de ahorros, busque en la Internet. Muchos sitios le proveerán comparaciones en las tasas de interés y mínimo depósitos para bancos en línea, los cuales seguido ofrecen altas tasas de interés.

Comprométase a dejar el dinero en una cuenta de ahorros. Muchas personas regularmente depositan dinero en sus ahorros para después retirarlos. Defina lo que constituye una emergencia, y no toque el dinero al menos que la situación cumpla con lo definición de emergencia. Tampoco deje su dinero en su cuenta de cheques, ya que facilita su acceso.

Establezca objetivos. Como todavía está comenzando, establezca objetivos alcanzables. Una vez que alcance el primero, vea si es posible esforzarse un poco más.

Examine sus gastos. Si pudiera ahorrar $10 de al menos 15 categorías de gastos, tendría $150 cada mes para poner en su cuenta de ahorros. Esto significa que en 12 meses, podría tener un colchón de $1,800, cantidad que pudiera ser suficiente para cubrir alguna emergencia.

Pretenda que nunca pasó. Cuando reciba un aumento de salario o un regalo monetario, póngalo inmediatamente en la cuenta de ahorros. Si obtiene una devolución en sus impuestos de salario, considere esa cantidad como el inicio de su cuenta de ahorros.

Este es el momento ideal para planear financieramente las festividades del 2009. Sume todos los gastos asociados con estas fiestas, después divida el total entre 10 y páguese a si mismo esa cantidad cada mes -de enero a octubre-. Para el próximo mes de noviembre, usted podrá empezar sus compras y pagar en efectivo, dándose el regalo de unas fiestas libres de deudas.

Información cortesía de la Fundación Nacional para el Crédito (NFCC)

Para comentarios: [email protected] ó 1-800-242-2527.

Compartir

Más artículos de interes