Vivir en el extranjero puede tener ventajas y más si el país de residencia es una potencia económica como Estados Unidos. No hay mejor manera de sacarle partido que invirtiendo los dólares en una casa en su país de origen mientras se sueña con el regreso.
 
Por eso el gobierno federal mexicano ha puesto en marcha un programa para sus paisanos residentes en el exterior con el objetivo de que consigan comprar una casa en su país, ya sea para el inmigrante o para un familiar.
 
El programa, denominado ‘Mi casa en México’, otorga crédito a los mexicanos a través de instituciones financieras en el que además participan la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), el Banco de Ahorro Nacional, Servicios Financieros (Bansefi) y el Instituto para Mexicanos en el Exterior.
 
Una de las ventajas de este programa es que no es necesario que el migrante habite la casa en el momento de realizar la compra, aunque sí se requiere que un familiar en México, preferiblemente el cónyuge, participe en la firma del préstamo hipotecario.
 
Además, hay que tener en cuenta el plazo del crédito y tratar de no incurrir en un gasto superior al 33 por ciento de sus ingresos. Asimismo, es importante considerar los costos del notario, que se estiman que suponen un 6 por ciento del valor total de la vivienda.
 
El objetivo de este programa es ayudar a los mexicanos a hacer un uso más eficiente de su dinero, con una fuerza laboral que se calcula en unas 15 millones de personas que pueden ser claves para revitalizar el mercado inmobiliario mexicano.
 
El programa comprende todo el territorio nacional, sin limitaciones por estado y con una demanda en aumento en estados como Chicago, Nueva Jersey, Nueva York, Illinois, Colorado, Texas, California y Arizona.
 
Para más información sobre estos programas, puede visitar la página de la SHF, https://nuevoportal.shf.gob.mx/Paginas/Default.aspx

SHARE

Más artículos de interes