Lamentablemente, gran parte de esos incendios son causa de los propios elementos que hacen de las fiestas de fin de año una temporada especial: los arbolitos de Navidad y otras decoraciones. Pero si se seleccionan cuidadosamente las decoraciones y se toman precauciones básicas para garantizar su uso adecuado, muchos de esos incendios se pueden evitar.

La selección y el cuidado del arbolito
Cuando elija un arbolito, asegúrese de que esté acabado de cortar, y que no se haya secado. Si cuando se “mueve” un arbolito y se le caen muchas agujas, quiere decir que está seco y es un peligro de incendio. Una vez que lo lleve a casa, colóquelo en un soporte seguro y estable, alejado de fuentes de calor como chimeneas y respiraderos de calefacción.

Inspeccione los cables de las luces del arbolito para detectar cualquier desgarradura o enchufe abierto. Si tiene dudas acerca de las condiciones de las luces sustitúyalas con otras nuevas aprobadas con el sello “UL”. Asegúrese de que el soporte siempre esté lleno de agua, y que las luces no entren en contacto con el mismo ni con el agua.

Si va a comprar o usar un arbolito artificial, asegúrese de que esté hecho con materiales resistentes a las llamas. Los árboles artificiales metálicos no deben decorarse con series de luces porque se corre el riesgo de un corto circuito y un posible peligro de que alguien se electrocute.

No sobrecargue los tomacorrientes de pared ni las extensiones, ni conecte más de tres series de luces juntas, a menos que las indicaciones sugieran lo contrario. Además, nunca deje las luces encendidas si va a salir de casa, o si se va a dormir.

Otros peligros de incendio
• La decoración debe ser anti-inflamable o resistente a las llamas, y colocarse lejos de fuentes generadoras de calor o de ignición.
• No queme papel de envolver ni ramas de árbol en la chimenea.
• Nunca coloque velas en los arbolitos ni en otras decoraciones, ni deje velas encendidas sin supervisión.
• ¡Los detectores de humo salvan vidas! Asegúrese de que sus baterías sean nuevas, de que funcionen, y que los detectores estén ubicados adecuadamente. Un detector de humo que funcione reduce en casi un cincuenta por ciento la posibilidad de un accidente fatal a consecuencia de un incendio.

Para más información visite www.usfa.dhs.gov

Contenido cortesía de Metro Editorial Service (MS)

Díganos su opinión. Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527.

SHARE

Más artículos de interes