Redacción EC | 7 de noviembre de 2011

 

Las intensas lluvias no dan tregua en Centroamérica ocasionando cuantiosos daños y pérdida de vidas humanas. Hasta el momento, se reportan más de cien fallecidos, y la organización mundial Naciones Unidas calcula que hay alrededor de 1.2 millones de damnificados.

 

Lo peor es que muchas carreteras están inservibles, dificultando el acceso a los afectados, que esperan por ayuda de manera urgente.

 

Aunque las lluvias han afectado a gran parte de la región, incluyendo Guatemala, Honduras y Nicaragua, El Salvador es el país más dañado. La ONU calcula que el 69 por ciento del país ha sido impactado por las inundaciones.

 

En este país, por ejemplo, Catholic Relief Services (CRS) está proveyendo comida y víveres de emergencia a más de 5 mil familias a través de su socio, la organización Cáritas.

 

Estas familias están alojadas en refugios administrados por parroquias así como hogares convertidos en albergues. Muchas familias han encontrado amparo en las diócesis de Sonsonante, Santiago de María y San Salvador.

 

En Honduras más de 69 mil personas han sido desplazadas y la mayoría de los daños se han registrado en el sur del país. En Nicaragua, las inundaciones han afectado a más de 133 mil personas.

 

Las inundaciones han ocasionado pérdidas de hasta el 64 por ciento de las cosechas en Honduras y 80 por ciento en Guatemala, lo cual amenaza el suministro de alimentos en el futuro próximo.

 

En Guatemala, CRS, a través de sus socios locales, ha proporcionado fondos de emergencia para transportar artículos de primera necesidad, tales como estuches de emergencia, artículos de limpieza, kits de agua y tanques para proveer alivio a unas 1,200 familias en Retalhuleu, Santa Rosa y Escuintla.

 

El impacto de las inundaciones en Centroamérica puede persistir por un tiempo. Por este motivo, las familias damnificadas necesitarán refugios así como recursos para reconstruir sus hogares.

 

Las reparaciones a los daños a la infraestructura también tomarán tiempo, especialmente en la reconstrucción de carreteras, que han dejado a miles de personas aisladas.

 

Usted puede ayudar a los damnificados de Centroamérica a través de una donación deducible de impuestos a CRS cualquier día del año, las 24 horas del día. EC

 

Información cortesía de Contenido Latino

Compartir

Más artículos de interes