Estar preparados es la mejor prevención

Planificar con tiempo es el primer paso para mantener la calma cuando el evento se produce. Converse con su familia sobre los desastres que podrían ocurrir y planifique con ellos las acciones a tomar en cada caso, como por ejemplo desalojar la casa con los objetos imprescindibles, así como comunicarse con un contacto que viva fuera de la ciudad. Los adultos deben aprender cómo y cuándo desconectar los servicios de agua, gas electricidad, a reconocer las señales de aviso y los lugares más seguros para refugiarse en caso de desastre.

Prepare suministros
Si necesita evacuar su vivienda o le piden que se resguarde donde se encuentra, es recomendable tener algunos suministros básicos a mano como un maletín de primeros auxilios, agua y comida lista no perecedera, entre otras necesidades del grupo familiar. No olvide reemplazar el agua y la comida cada seis meses, así como revisar la caducidad de las medicinas. Incluya dinero en efectivo y copias de documentos familiares como certificados de nacimiento, pasaportes y licencias. Enséñele a sus hijos cómo y cuándo llamar al 911 o al número local de emergencias.

Practique con su familia
La Cruz Roja sugiere que la familia debe practicar dos veces al año el plan de evacuación de su vivienda.

  • Utilice los caminos de salida que planificó y marque en un mapa otras alternativas en caso de que las carreteras principales estén bloqueadas o sean intransitables.
  • Peligros químicos transmitidos por el aire
  • Cierre y ponga el cerrojo a todas las ventanas y puertas exteriores.
  • Desconecte los ventiladores, sistemas de calefacción, aire acondicionado y cierre la salida de ventilación de la chimenea.
  • Tenga a mano su equipo de suministros para desastres.
  • Vaya a una habitación interna sin ventanas.
  • Selle las ranuras alrededor de las puertas y cualquier entrada de aire.

Prepárese para un incendio

Los incendios causan más muertes que ningún otro tipo de desastre, pero no deben resultar mortales si escucha a tiempo la alarma de su detector de humo y los miembros de su familia saben cómo abandonar con calma la vivienda. Por muy pequeña que sea su vivienda no deje de instalar detectores de humo y revise cada año las baterías.

En caso de desastre

Mantenga la calma y tenga paciencia. Siga los consejos de los funcionarios locales de emergencias y escuche la radio y televisión para mantenerse informado. Encierre o amarre los animales domésticos, vea si sus vecinos están bien y preste especial atención a los que viven solos.

Si desea mayor información visite www.redcross.org o acuda al centro de la Cruz Roja más cercano.

SHARE

Más artículos de interes