Planifique. Elija dos lugares para reunirse con su familia después de un desastre: frente a su casa, en caso de una emergencia súbita, como un incendio; o fuera de su vecindario, en caso de que no puedan regresar a su casa o haya orden de abandonar la zona.
Aprenda. Cada adulto de la familia debería aprender cómo y cuándo desconectar los servicios domésticos como la electricidad, el gas y el agua. También, puede pedir al departamento de bomberos que le muestre cómo usar un extinguidor de incendios.
Informe a los demás. Avise a todos los que viven en su casa dónde se encuentra la información de contacto y el equipo de suministros. Haga una copia de la lista de números de contacto para que cada uno lleve una consigo. Recuerde actualizar los datos.
Practique. Por lo menos dos veces al año ponga en práctica el plan de desalojo de la vivienda. Haga un recorrido por las vías de salida que haya planificado y marque en un mapa rutas alternas en caso de que las carreteras principales se encuentren bloqueadas o demasiado transitadas.
Hágase voluntario. Colabore con los planes de su vecindario haciéndose voluntario, por ejemplo de la Cruz Roja, quienes ayudan a la gente en casos de emergencia. Puede servir de intérprete a personas que no hablan inglés, dictar cursos de primeros auxilios, organizar campañas de donación de sangre o ser un donador usted mismo. Los hispanos tenemos la posibilidad de salvar más vidas que el resto de la población. La mayoría de los latinos tienen el tipo de sangre universal, el que regularmente se usa en casos de emergencia y el que más se solicita en los hospitales.
Prepárese. Puede comunicarse con la Cruz Roja local para obtener información sobre capacitación en primeros auxilios, RCP (resucitación cardiopulmonar) y educación sobre desastres. Asegúrese de que al menos una de las personas que vivan en su casa esté capacitada en estas técnicas.

Cómo actuar cuando hay personas lesionadas
Los siguientes tres pasos le ayudarán a responder mejor en casos de emergencia:
• Revisar el lugar para su seguridad y luego revisar a la persona. Verificar si hay condiciones que ponen en peligro su vida.
• Llamar al 9-1-1 o al número local de emergencias y pedir asistencia profesional.
• Atender a la persona si puede acercarse sin correr ningún peligro.

Para más información llame al 1-800-733-2767 ó visite: www.cruzrojaamericana.org

SHARE

Más artículos de interes