Las autoridades de la ciudad tendrán prohibido extraer agua del subsuelo, por lo que se tendrá que importar agua para hacerle frente al verano

La sequía sigue afectando a varias ciudades del Condado de Ventura y con la cercanía del verano las autoridades locales están tomando cartas en el asunto para contar con las reservas de agua necesarias para el riego de cultivos y para el consumo de los residentes.

Hace unos días, el consejo de la Agencia del Control del Agua del Subsuelo Fox Canyon emitió una orden para reducir en un 10 por ciento la extracción del agua del subsuelo, antes del mes de julio. El objetivo es tener agua suficiente en los mantos acuíferos de Las Posas, Pleasant Valley y Oxnard Plain, para hacerle frente a la todavía más seca y cálida temporada de verano.

La ciudad de Camarillo, por ejemplo, tiene planeado gastar 2 millones de dólares para comprar agua importada, una medida que podría verse reflejada en un aumento en las tarifas de uso de agua de los residentes de la ciudad. Pero de acuerdo al ayuntamiento, esto se podría evitar pidiéndole a los propios habitantes que ahorren agua y pusieron como ejemplo que, para regar el césped, lo hagan temprano en la mañana o ya entrada la noche.

De entrada se aplicaría la fase uno de ahorro de agua, pero si las cosas empeoran, la ciudad de Camarillo tiene hasta cinco etapas de contingencia para poner en marcha. Cabe señalar que en esta primera etapa aquellas personas que sean sorprendida regando su jardín en horas críticas podrían recibir una citación de la ciudad.

La situación es grave. Los mantos acuíferos de esta región se están secando mientras la demanda de agua sigue creciendo. Y lo peor es que la falta de lluvias no ha permitido que estos depósitos recuperen un nivel aceptable del vital líquido.

La orden emitida por las autoridades, a su vez, lograría un importante ahorro de aproximadamente 7 mil millones de galones de agua del subsuelo durante los próximos 18 meses. Más vale prevenir que lamentar. EC

Compartir

Más artículos de interes