Parece ser el último grito de la moda en cuanto a televisiones. Aunque las películas en tercera dimensión son novedad en el cine una o dos veces al año, en la actualidad la tecnología 3D se está convirtiendo rápidamente en la norma, en las casas y en los cines.

Varios canales de televisión han comenzado a transmitir en este formato, y parece que los consumidores están listos a adoptar la nueva tecnología televisiva. Pero ¿vale la pena en el caso del consumidor promedio? Hay que considerar algunas cuestiones antes de decidir si adquiere una de estas televisiones:

1. Precio. Los televisores 3D son costosos. Sin embargo, el costo de sus accesorios es lo más preocupante. De manera bastante similar a un cine, los espectadores de la tercera dimensión en casa necesitan lentes 3D para ver los televisores. Aunque numerosos fabricantes prometen dos pares con la compra de un equipo 3D, otros sólo proporcionan uno. Pero los consumidores aficionados a ver televisión en grupo, tendrán que garantizar lentes suficientes para todos. Y como tales espejuelos cuestan más de 100 dólares el par, la adopción de un televisor 3D puede ser un gasto considerable que supera el costo inicial del televisor.
2. Programación. La programación actual en 3D no es tan extensa como la tradicional. Sin embargo, esto podría cambiar porque se espera que en el futuro crezca el número de programas en 3D. Los amantes del deporte también deben saber que ya ESPN está transmitiendo en tercera dimensión, suficiente como para que muchos aficionados quieran comprar un tele-visor.
3. Juegos. Los aficionados a los videojuegos podrían considerar adecuado un televisor 3D independientemente de lo que cueste. El formato 3D será integrado a los sistemas de videojuegos en breve, y algunos prometen que el mismo está a la vuelta de la esquina.
4. Problemas de visión. No todos los espectadores pueden disfrutar de la tecnología 3D. Por ejemplo, los que padecen de astigmatismo enfrentan dificultades de percepción profunda en los televisores 3D. La astenopia o vista cansada también puede ser problemática, particularmente en personas que deben usar anteojos para ver televisión.

Analice los puntos anteriores antes de ir a la tienda por su nuevo aparato. Puede ser que no le haga falta. EC

SHARE

Más artículos de interes