Patologías relacionadas con la pérdida de control, fobias, bulimias, entre otras, pueden ser alivianadas a través de usos controlados de videojuegos y otras herramientas de entretenimiento a las que se tiene acceso a través de una computadora.

Para el doctor Mark Baldwin, del Departamento de Psicología en la Universidad de McGill en Canadá, estas intervenciones ayudan tratar problemas específicos, muy comunes en las personas.

“El uso de computadores y tecnología de la realidad virtual en tratamientos psicológicos está en su infancia. Nosotros estamos entusiasmados por los primeros resultados encontrados, y en el potencial que vemos en este tipo de tratamientos”.

Baldwin y su equipo de trabajo llevan una década investigando sobre ciberpsicología, y han puesto en funcionamiento el sitio web www.mindhabits.com. Allí los usuarios descargan juegos que, utilizados por algunos minutos diarios, dan soluciones prácticas para traumas comunes como el estrés y la angustia.

“Un tratamiento basado en computadoras puede ser administrado con una fracción del costo de otros tratamientos. También puede ser administrado por un mayor número de personas en comparación con las que pueden acceder a un tratamiento personalizado”, dijo Baldwin.

Algunos métodos utilizan la realidad virtual para simular situaciones específicas, como aquellas que generan ansiedad en las personas, permitiéndoles practicar enfrentamientos a esa situación real.

“Hemos estado investigando sobre el uso de ‘juegos serios’, que incluyen ejercicios para dar a la gente la práctica de ciertos hábitos positivos de la mente (…) Nuestra investigación muestra que esto genera un hábito en la mente para prestar menos atención a amenazas de retroalimentación social,  lo cual mejora el rendimiento en la autoestima y la reducción de estrés”.

En otras palabras, los estudios demuestran que una persona muy trabajadora con tendencia al estrés, puede reducirlo jugando cinco minutos al día. Así tienen “menores niveles de hormonas de estrés en su cuerpo al final de la semana”, agregó Baldwin.

Avances en Latinoamérica
Varias instituciones en Latinoamérica han comenzado a teorizar y buscar proyectos con efectos prácticos relacionados con la ciberpsicología. Así lo afirma Jorge Aguilar, de la Asociación Oaxaqueña de Psicología A.C. en México.

Los esfuerzos están basados en la divulgación del análisis conductual, donde aparecen algunas organizaciones como www.conductitlan.net y ABA Colombia. También hay prácticas en la Facultad de Psicología de la UNAM en México, donde algunos tratamientos para fobias se realizan en escenarios virtuales.

“Se pueden encontrar esfuerzos enfocados a la oferta de servicios y la comercialización de software educativo. Algunos profesores universitarios en Latinoamérica ponen a disposición de sus alumnos los syllabus y apoyos bibliográficos de sus materias, desarrollando incluso aulas virtuales”, dijo Aguilar.

Por su parte, Rosa Maria Farah, coordinadora del Núcleo de Investigaciones de Psicología en Informática de la Pontificia Universidad Católica de São Paulo, considera que es importante estimar proyectos para promover el uso de la ciberpsicología en áreas como Latinoamérica, por una cuestión de costos y actualización en tendencias tecnológicas.

“Las herramientas que provee la propia informática traerá innovaciones muy interesantes para la atención psicológica. Por ejemplo, para personas que de otra forma tendrían dificultades de acceso a un servicio de psicología, o personas que están en poblaciones alejadas y no disponen de un consultorio. También aquellos con dificultades de locomoción, y quienes están tan depresivas que no aceptan ayudas de otro tipo”, dijo Farah.

Para ella, varias herramientas de internet agilizan funciones de la psicología, especialmente en el ámbito preventivo y educacional. Opina que “el área de educación a distancia no es sólo pedagógica, también involucra la parte psicológica y puede ser mucho mejor aprovechada, en la medida en que la gente se interese por esos temas”.

Para recursos educativos en español, llame a la línea de Acceso Hispano, al 1-800-473-3003.

SHARE

Más artículos de interes