Las autoridades de salud advierten sobre el uso de las camas y cabinas de broceado, y el peligro de desarrollar cáncer de piel

Muchas personas aprovechan el radiante sol del verano para ir a la playa y tumbarse en la arena con el fin de darle a su piel una tonalidad más bronceada. Pero otras prefieren evitar las incomodidades y tener que manejar hasta la playa más cercana, para broncearse en uno de esos locales que ofrecen este servicio a través de una cama o cabina con lámparas especiales de luz ultravioleta.

Ante ese hecho, la Administración de Alimentos y Medicinas (FDA) refuerza las advertencias sobre el uso de estos aparatos de bronceado artificial, con el fin de informar al consumidor sobre los riesgos de desarrollar cáncer de piel.

El uso de las llamadas lámparas solares, tales como las camas o cabinas de bronceado, eleva el riesgo de sufrir daños cutáneos, cáncer de piel y daños oculares. Una consecuencia particularmente peligrosa es el melanoma, el tipo de cáncer de piel más mortal.

 Lo que deben saber los consumidores

• El bronceado artificial está contraindicado para su uso en personas menores de 18 años de edad;

• El producto no debe usarse si hay presentes lesiones en la piel o heridas abiertas;

• El producto no debe ser usado por personas que padezcan cáncer de piel o cuya familia tenga antecedentes de esta enfermedad;

• Las personas expuestas de manera reiterada a la radiación ultravioleta deben someterse regularmente a evaluaciones de detección de cáncer de piel.

 Prácticas peligrosas

• No usar el equipo de protección debido para los ojos, tal como las gafas de protección; esto puede acarrear lesiones oculares temporales y permanentes;

• Empezar con exposiciones prolongadas, lo cual puede ocasionar quemaduras;

• No atender al tiempo de exposición que el fabricante recomienda en la etiqueta para su tipo de piel (algunos tipos de piel no deben broncearse con radiación ultravioleta en lo absoluto; por ejemplo, las personas cuya piel sufre quemaduras con facilidad y no se broncea con rapidez); y

• Broncearse mientras se usan ciertos medicamentos o cosméticos que pueden hacerlo más sensible a los rayos ultravioleta. Consulte primero con su doctor o un especialista. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes