Según la Asociación Americana de la Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés), en el 2007 más de 23 millones de estadounidenses padecían esta condición, lo cual hace que la diabetes sea una de las enfermedades de mayor predominio en el país. Pero a pesar de esto, aún existe una gran desinformación sobre la diabetes.

En un esfuerzo por disipar los mitos tan comunes a esta enfermedad, la ADA comparte la siguiente información:

Mito 1: Consumir demasiada azúcar provoca diabetes. Verdad: Aunque el sobrepeso incrementa el riesgo de padecer de diabetes tipo 2, el consumo excesivo de azúcar no la provoca. Las causas de la enfermedad difieren en dependencia del tipo, y ninguna es resultado del consumo excesivo de azúcar. Por ejemplo, la diabetes tipo 1 se produce cuando el páncreas no puede producir insulina, lo cual conduce a la acumulación de azúcar en los vasos sanguíneos. Varios estudios indican que la diabetes tipo 1 pudiera vincularse a dificultades con el sistema inmunológico. La diabetes tipo 2 también se puede producir cuando el organismo no puede producir suficiente insulina, o cuando la insulina no funciona como debía. Las personas con sobrepeso son especialmente susceptibles a este tipo de diabetes.

 

Mito 2: Los diabéticos son más susceptible a los resfriados y otros padecimientos. Verdad: No es así, sin embargo, la ADA aconseja que todos los diabéticos se vacunen anualmente contra la gripe, debido a que cualquier infección puede interferir con el control de la glucosa en la sangre, e incrementar el riesgo de acetoacidosis en el caso de personas que padecen diabetes tipo 1.

La acetoacidosis es un trastorno que obliga al organismo a pasar a un estado de inanición, porque no puede usar el azúcar para producir energía, debido a niveles insuficientes de insulina. La acetoacidosis puede desencadenar una serie de consecuencias peligrosas como sangre en la orina, deshidratación e incluso la muerte.

 

Mito 3: Los diabéticos no pueden comer dulces ni postres. Verdad: Una persona diabética puede disfrutar de dulces, chocolates y postres con moderación, cuando se combinan con una dieta saludable y un régimen de ejercicios. Sin embargo, esto no quiere decir que tienen que descuidarse en lo que respecta al consumo de dulces o postres. Por ejemplo, deben preparar los postres con endulzantes artificiales siempre que sea posible y utilizar granos enteros, frutas frescas y aceite vegetal.

 

Mito 4: La diabetes es contagiosa. Verdad: Por mucho tiempo los investigadores han estimado que existe un vínculo genético con la diabetes tipo 2, pues aparentemente se produce en familias (aunque no siempre ocurre así, y varios hijos de un padre con diabetes tipo 2 no tienen que padecer necesariamente la enfermedad). Aunque las investigaciones acerca de ese vínculo siguen, los médicos insisten en que la diabetes no es contagiosa.

 

Para obtener más información visite www.diabetes.org

Contenido cortesía de Metro Editorial Service (WMS)

Díganos su opinión. Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes