Quienes están en riesgo

  • Hombres y mujeres de 50 años y mayores.
  • Personas con antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal o de pólipos cancerosos benignos.
  • Personas con antecedentes personales o familiares de enfermedades inflamatorias de los intestinos.
  • Aquellos que fuman, son obesos y llevan un estilo de vida sendentario.

Síntomas
El cáncer colorrectal puede estar asociado con una inexplicable pérdida de peso; cambios en los hábitos intestinales considerados normales –estreñimiento o diarrea-; anemia sin motivo aparente; sangre visible u oculta en las heces fecales y dolor abdominal inexplicable o crónico. También es importante recordar que este tipo de cáncer puede no presentar o estar asociado a ningún síntoma, por lo que es altamente recomendable someterse a exámenes tempranos de detección.

Hay formas de prevención

  • Debe realizarse exámenes médicos con regularidad. Existen varias pruebas de detección, entre ellas la colonos-copía y el examen de sangre oculta en la materia fecal. En la primera el médico busca pólipos o cáncer en colon y recto; este examen se practica por lo regular cada 10 años. En el segundo tipo de examen el doctor analiza las muestras (deposiciones) en un laboratorio, para detectar si hay sangre; esta prueba debe realizarse una vez por año. Hable son su doctor para conocer todas las pruebas y elegir la más apropiada para usted.
  • Hacer ejercicio y mantener un peso saludable. Hacer ejercicio regularmente (entre 30 y 60 minutos al día, cinco días a la semana) puede reducir el riesgo de desarrollar pólipos en el colon.
  • Llevar una dieta balanceada rica en frutas, vegetales y granos enteros.
  • Reduzca el consumo de grasas. Este tipo de comidas no deben exceder un tercio de la calorías que consume diariamente. También se le recomienda consumir menos grasa animal.
  • Evitar el tabaco y el abuso del alcohol.

Lo que los hispanos deben saber
El cáncer colorrectal es el tercero más diagnosticado entre integrantes de esta raza étnica; además, los hispanos están entre el grupo de personas menos dispuestas a hacerse exámenes para detectar esta enfermedad, incluso por debajo de otros grupos de riesgo. De acuerdo a los especialistas, existen varias barreras que le impiden al hispano examinarse, por ejemplo: mostrarse reacios a hablar del tema y sentir vergüenza ante los procedimientos de detección, lo que impide muchas veces llevar a cabo un diagnóstico exacto en el paciente.

Para más información visite www.preventcancer.org/colorectal

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes