Cómo reconocer la enfermedad y quiénes están expuestos

La enfermedad de Paget se presenta primero como una erupción escamosa que afecta el pezón y a veces, la areola. La erupción no afecta otras áreas del seno y en ocasiones produce un leve sangrado del área afectada. Aunque la causa de esta enfermedad es desconocida, las estadísticas sugieren que cierto grupo de mujeres podrían correr mayor riesgo de contraerla: las que nunca han tenido hijos o los han tenido a edad avanzada, las mujeres cuyo período menstrual empezó a una temprana edad o quienes han empezado la etapa de menopausia a una edad más avanzada de lo normal; también están en este grupo las mujeres en cuya familia se han presentado casos de cáncer de mama.

Reconozca los síntomas

Los primeros síntomas son enrojecimiento y escamación de la piel en el pezón. Puede llegar a ocurrir una mejoría espontánea en la piel, lo cual no debe evitar que se acuda al médico; sobre todo, porque la enfermedad volverá a presentarse provocando un daño mayor en la piel. En esta etapa los síntomas pueden incluir dolor, picazón, mayor sensibilidad en el área afectada, sensación de quemadura y dolor. También puede haber descarga de líquido y cierto aplastamiento del área. En muchos este mal se localiza inicialmente en el área del pezón, luego se extiende a la areola u otras áreas del seno.

Diagnóstico y tratamiento

Según el Instituto Nacional del Cáncer se llevan a cabo varias pruebas. Entre ellas está el examen manual que realiza el doctor; la biopsia, mediante la cual se toma una muestra de la piel para ser examinada, así como cualquier descarga de líquido que emane del pecho; también se realizan mamogramas y ultrasonidos. La cantidad de pruebas variará de acuerdo a cada caso.

El tratamiento para este tipo de cáncer dependerá de las características de la enfermedad. Por ejemplo, los pacientes que solo tienen el cáncer localizado en la piel se someten a una cirugía, en la que sólo remueven la parte afectada del seno; otros deben someterse a la remoción completa del seno cuando el cáncer se ha extendido. Después sigue un tratamiento de radiación y uso de medicinas, o terapia con hormonas.

Se le recomienda no descuidar su salud y ante cualquier pequeña anormalidad que note en su cuerpo, acuda a su médico de inmediato. Siempre es mejor prevenir que lamentar.

Esta columna no pretende sustituir los consejos que sólo un médico le puede dar.

Para más información visite National Cancer Institute www.cancer.gov

Para comentarios [email protected] ó 1(800) 242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes