Esta condición se puede diagnosticar erróneamente, debido a que los primeros síntomas generalmente se parecen a los de la gripe, y pueden incluir: fiebre alta, dolor de cabeza, tensión en el cuello, confusión, nausea, vómito y fatiga extrema. En etapas posteriores, puede brotar una erupción en la piel. Debido a su rápida progresión y naturaleza devastadora, la prevención es el mejor método para tratar esta terrible condición.

Grupos de riesgo y cómo se previene
Los preadolescentes y adolescentes están en gran riesgo de contraer la enfermedad meningocócica, la cual es responsable de casi el 30 por ciento de los 3,000 casos estimados que ocurren en Estados Unidos cada año. La buena noticia es que la mayoría de los casos entre los adolescentes, se pueden evitar potencialmente mediante la vacunación. Es por eso que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomienda la vacuna contra la meningitis para todos los jóvenes de entre 11 y 18 años de edad, y para estudiantes universitarios de primer año que viven en dormitorios del propio plantel educativo.
La meningitis se propaga mediante gotitas en el aire expulsadas por personas infectadas, y por el contacto directo (tos o besos), también con quien padece esta enfermedad. Se cree también que ciertos factores en el estilo de vida, como vivir en dormitorios múltiples, el contacto cercano prolongado con grupos grandes de otros adolescentes, patrones de sueño irregulares y fumar de forma activa o pasiva, ponen a los adolescentes en un riesgo mayor de contraer la infección.

Tratamiento
Una vez que la enfermedad ha sido diagnosticada, se aplica un tratamiento a base de antibióticos. El tratamiento temprano de esta enfermedad es de suma importancia para reducir los riesgos de complicaciones más graves. Sin embargo, como este mal avanza rápidamente, el tratamiento temprano no garantiza una recuperación total, por lo que la prevención se convierte en el arma más importante para combatir la enfermedad. La vacuna solo se aplica una vez, es segura y está cubierta por la mayoría de seguros médicos. Entre los efectos secundarios que la vacuna podría causar se encuentran: dolor y enrojecimiento del área donde se aplicó la inyección, dolor de cabeza y fatiga, entre otros. Puede encontrar más información visitando estos sitios de Internet:
• Asociación Nacional de Meningitis, www.nmaus.org
• Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, www.cdc.gov
• Asociación de Salud del Colegio Americano, www.acha.org
• Fundación Nacional de Enfermedades Infecciosas, www.nfid.org. EC

Información cortesía de Featurettes

Para más temas de interés visite: www.elclasificado.com sección: Artículos
¿Comentarios? Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527

 

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes