Los buenos hábitos alimenticios, cepillarse los dientes tres veces al día, utilizar el hilo dental y visitar al odontólogo cada seis meses forman parte de los hábitos que debe adoptar toda la familia para sonreír ante el mundo sin ninguna timidez.

Estos hábitos de higiene se deben mantener durante toda la vida, por ello organizaciones públicas y privadas se unen para organizar eventos y campañas durante el mes de febrero -mes de la salud bucal- a fin de concienciar a la familia sobre la importancia de mantener una buena salud bucal.

¿Qué sucede cuando no hay higiene oral?

Según el Dr. Iván Lugo, presidente de la Asociación Dental Hispana, “la falta de tratamiento de las bacterias en la boca puede provocar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y diabetes, así como la deficiencia en el rendimiento escolar de los niños, a causa de los trastornos relacionados con los dientes”.

Tenga en cuenta que algunos alimentos -debido a su consistencia- se disuelven más lentamente por lo que se acumulan por más tiempo en los dientes, dándole más oportunidad a las bacterias (placa bacteriana) de atacar el esmalte dental. Severos y múltiples ataques diarios ocasionan el debilitamiento del esmalte dental que al romperse forma la caries.

Dientes sanos, sonrisas felices

Cepíllese los dientes con pasta dental con flúor al menos dos veces al día, utilice hilo dental con regularidad, no tome más de dos o tres refrigerios entre comidas y visite a su dentista periódicamente.

Oriente a sus niños sobre la importancia de la salud bucal

Los padres deben estimular a los niños al cepillado de los dientes para evitar la caries dental, enfermedad más común en la niñez. Es así como el programa Sonrisas Saludables 2010 de Crest sugiere a los padres los siguientes consejos:

1. Comience temprano. Antes de que le broten los dientes a los niños límpieles la boca con una gasa húmeda después de comer y cuando empiecen a brotar sus dientecitos llévelo al dentista.

2. Ayúdelos. Hasta los 3 ó 4 años es recomendable que les cepille los dientes al menos durante dos minutos y dos veces al día, así como ayudarlos a usar el hilo dental.

3. Haga más divertido el cepillado dental. Deje que sus niños escojan las cremas dentales (las hay de diferentes colores y sabores) y los cepillos de dientes con sus personajes favoritos, así ellos sentirán que el proceso del cepillado dental es de lo más divertido.

4. Meriendas saludables. Procure darle a sus niños meriendas que faciliten la digestión y la limpieza de los dientes, tales como vegetales crudos, frutas, palomitas de maíz y otras nueces y granos. Antes de ir a dormir sólo deles agua, porque el azúcar del jugo o la leche pueden crear caries en los dientes.

5. Prémielos por la visita al dentista. Cada vez que lleve sus niños a la consulta del dentista explíquelos lo que van a experimentar y deles una recompensa si se portan bien.

Para más info sobre Sonrisas Saludables Crest 2010 llame al 1(877) 289.6322

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes