6 cambios en su estilo de vida que le van a ayudar
1. Lleve una dieta saludable. Consuma una dieta baja en grasas saturadas, colesterol y azúcares; y alta en frutas y vegetales, pescado y potasio. Y si necesita algo dulce, elija el chocolate oscuro, ya que contiene flavonoides que mejoran el torrente sanguíneo. Para más consejos acerca de este tipo de dieta, visite el sitio web del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre: www.nhibi.nhi.gov y busque la palabra clave “DASH”.

2. Reduzca el consumo de sal. La mayoría de las personas consumen entre 3,000 y 4,000 miligramos de sal cada día. Pero mientras menos sal haya en su dieta, su presión arterial será más baja. Sazone sus alimentos con pimienta y hierbas. Luego, baje el consumo de alimentos procesados como las sopas instantáneas, el tocino y las comidas congeladas. Mantenga su ingesta de sal por debajo de los 1,500 miligramos por día.

3. Manténgase activo. Cuando se ejercita, su corazón trabaja de forma más eficiente, lo cual ayuda a reducir la presión arterial. Si no puede ir al gimnasio, caminar puede ser igual de efectivo. En la primera semana haga una caminata de 10 minutos después de la cena. La siguiente semana aumente la caminata a 20 minutos y así sucesivamente hasta que camine por 30 minutos, 5 días a la semana.

4. Baje de peso. Mientras más pesado esté, más trabajará su corazón y más alta será su presión arterial; sin embargo, comer bien y hacer ejercicio pueden ayudarlo a bajar algunas libras. Para que siga por este camino, trate de comer en casa más seguido y cuando vaya al trabajo, deje su auto lo más retirado posible de la entrada para caminar o use las escaleras en lugar del elevador. Si logra bajar unas 10 libras, verá un gran cambio en su presión sanguínea.

5. No fume. Este hábito provoca que su presión arterial esté por las nubes. Hay opciones que le pueden ayudar a dejar de fumar: usar un parche de nicotina, la goma de mascar o el uso de un inhalador. Hable con su doctor para encontrar el mejor tratamiento para usted.

6. Elija el medicamento adecuado. Algunos de los más comunes para la presión alta son los betabloqueadores, los diuréticos y los inhibidores ACE. El que usted elija dependerá de qué tan alta está su presión y de otros factores, como el costo y los efectos secundarios. Hable con su médico para saber cuál es la medicina indicada para su caso.

Para más información, llame a la Asociación Americana de la Diabetes al 1-800-342-2383 o visite www.CheckUpAmerica.org
 
Contenido cortesía de ARAcontent

¿Comentarios? Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes