Entre algunos de los problemas a los que se ven enfrentados los hispanos es que tienen dificultades a la hora de obtener asistencia médica, debido a barreras del idioma y desconocimiento de los procesos para acceder a cuidado médico.

La salvadoreña Silvia Rodríguez recientemente visitó Mary’s Center, un centro médico en Washington, porque uno de sus hijos estaba enfermo. Aunque sus hijos cuentan con seguro médico por haber nacido en Estados Unidos, ella espera que la reforma sanitaria también la cobije y pueda visitar al médico sin sacar mucho dinero de su bolsillo.

“Ahora somos nosotros (los inmigrantes) los menos beneficiados…de aprobarse una reforma, podríamos tener salud más barata y sería menos dolor de cabeza”, dijo Rodríguez.

El dolor de cabeza son los altos costos que hay que pagar cuando se visita a un médico en Estados Unidos, y más cuando no se tiene seguro médico.

“[Los pacientes hispanos] creen que sería una buena oportunidad tener acceso a la atención de salud sin sentirse tan recargados económicamente. Una de las mayores cosas que nuestros pacientes nos informan es que siente gran presión de tener que pagar grandes cuentas médicas cada vez que quieran un servicio médico”, dijo Vivian Cativo, directora de enfermeras de Mary’s Center.

Cativo también aseguró que aunque muchos de sus pacientes no entienden mucho sobre el proceso legislativo para que se apruebe la reforma de salud, la mayoría están interesados en su aprobación.

Es por motivo de los altos costos que una gran mayoría de los inmigrantes no visita al médico y tampoco accede a cuidados preventivos. Esto conlleva a que los pacientes acudan al médico al último momento y cuando la enfermedad ya ha avanzado.

“Hay varios aspectos de la reforma que dan acceso a que por lo menos el tipo de atención médica no sea tan costosa”, dijo Cativo. “La mayoría de las personas que no tienen seguro médico tienen que pagar una cuota alta… es injusto que las persona que tienen que pagar menos, son las que tiene que pagar más”, agregó.

Reforma no sería para indocumentados
Aunque en repetidas ocasiones el presidente Obama ha dicho que la reforma sanitaria no beneficiaría a los indocumentados, algunos creen que habría una ayuda indirecta.

“Una de las fallas de la reforma es que los indocumentados no van a tener cobertura. Pero creo que, de cierta manera, ellos se van a beneficiar: que haya cubrimiento para sus hijos [y] más apoyo a las organizaciones que los apoyan a ellos”, dijo Lyda Vanegas, portavoz de Mary’s Center.

Según el Centro Hispano Pew, con sede en Washington, un 59 por ciento de los aproximadamente 12 millones de inmigrantes indocumentados no tiene cobertura sanitaria.

Una gran mayoría de estos inmigrantes acude a centros de salud comunitaria que les ofrece asistencia médica más económica, o muchas veces  no visitan al médico hasta que padecen de enfermedades más graves.

Para información y recursos de salud en español, llame a la línea de Acceso Hispano al 1-800-473-3003.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes