“En el estudio se observó tanto anemia diagnosticada por un médico, como niveles bajos de hemoglobina”, dijo Rocca. “Ambos tenían vinculación con un riesgo mayor para la enfermedad de Parkinson. Esto podría indicar que la enfermedad de Parkinson en realidad empieza 20-30 años antes de que se noten los cambios en el cuerpo”.

El estudio analizó los casos de 196 personas que desarrollaron la enfermedad de Parkinson, desde 1976 hasta 1995. Los casos se compararon con personas de la población en general de la misma edad y sexo que no sufrían la enfermedad. El experto aseguró que se trata de un estudio inicial y que aún es necesario realizar más estudios para confirmar los resultados completamente. Aún no queda clara la causa de esta relación, pero el especialista dijo que continuará con la investigación y que ésta podría derivar en nuevas formas de evitar o tratar la enfermedad de Parkinson.

¿Qué puede causar la anemia?
Los médicos tienen una lista de situaciones que podrían ocasionar bajos niveles de hierro, entre los que se encuentran la falta de hierro en la dieta, el crecimiento acelerado entre los niños, el embarazo y la pérdida de sangre.

Por eso, los dietistas recomiendan tener una alimentación balanceada que contenga hierro y también vitamina C. “La vitamina C es el transportador del hierro en el organismo. Por eso es importante comer carne con vegetales y ensaladas; éstas ayudan a que el cuerpo absorba el hierro”, dijo la nutricionista Malena Perdomo.

Por ejemplo, el cuerpo absorbe mejor el hierro que está en las carnes. El comer una pequeña cantidad de carne junto con otras fuentes de hierro, tales como vegetales, le puede ayudar a obtener aún más hierro con la vitamina C. Según Perdomo, el mito de que demasiado consumo de hierro puede engordar, es incorrecto; pero que todo se debe hacer con moderación. Una media taza de frijoles, gran proveedor de hierro, puede ser equivalente a una rebanada de pan, asegura Perdomo. “Hay que tener claro que el hierro y el calcio no se combinan”, dijo Perdomo, refiriéndose a que si se consumen al mismo tiempo el cuerpo no puede absorberlos.

Comidas con alto contenido de hierro
• Hígado y otras carnes
• Mariscos
• Frutas Secas como ciruelas pasas y uvas pasas
• Vegetales verdes con hojas como las espinacas y brócoli
• Granos enteros
• Panes y cereales fortificados con hierro.

Información cortesía de ConCiencia

¿Comentarios? Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes