Malestar, dolor de cabeza, congestión nasal, dolor de garganta, cansancio, fiebre… ¿le suenan? Si. Son los detestados síntomas de la gripa que –a no ser que sea usted extraterrestre– lo han visitado alguna vez en su vida.

La gripa –o influenza– es la enfermedad más frecuente entre los humanos. Grandes y chicos podemos padecerla y a pesar de los avances científicos orientados a tratarla, también podemos morir por su culpa.

De acuerdo con datos de los Centros de Control de Enfermedades, sólo en Estados Unidos unas 12 mil personas han muerto debido al tristemente celebre H1N1 que se diseminó a nivel mundial en el 2009, causando la primera pandemia de gripe en más de cuarenta años.

Cabe señalar que la cifra no incluye las muertes por la gripa de temporada que, de acuerdo con la misma fuente, en los últimos treinta años han variado desde un mínimo aproximado de 3,000 personas a un máximo aproximado de 49,000.

Gripa, gripe, catarro o influenza, llámela como quiera, pero tómela en serio. Mientras nos preparamos para recibir la temporada navideña podemos tomar ciertas medidas que pueden evitarnos dolores de cabeza.

Las temporadas de gripa pueden ser tan impredecibles como la misma enfermedad, por eso es bueno conocerla, sólo así podremos detenerla o controlarla cuando nos ataque.

La gripa es una enfermedad respiratoria contagiosa provocada por los virus de la influenza. Ciertas condiciones climáticas y atmosféricas aumentan la proliferación y facilitan el contagio de los virus que la transmiten, por eso los entendidos advierten: ¡vacúnese!

¿Cuándo? Ya. Si no lo ha hecho, apresúrese y más aun si es mayor de 65 años o está embarazada. Las personas de la tercera edad, las mujeres embarazadas y los niños menores de 5 años corren un alto riesgo de desarrollar complicaciones relacionadas con la gripa. Sin embargo,  la vacuna no es recomendada para menores de 6 meses.

Además de la vacuna, recuerde que para mantener las defensas es importante alimentarse bien –lo que implica también respetar los horarios de las comidas– ejercitarse y evitar el estrés.

Es importante también mantener los espacios ventilados e iluminados; el aire y la luz del sol desactivan algunos virus y lavarse las manos frecuentemente puede evitar que lleve a sus vías respiratorias los virus que se depositan en las superficies.

Para estas fechas lo más seguro es que le sea fácil encontrar donde vacunarse. Consultorios médicos, hospitales, clínicas, farmacias, supermercados, escuelas, iglesias y centros comunitarios, entre otros sitios de su comunidad, sin duda estarán preparados para ofrecerle la vacuna.

Recuerde que siempre vale más prevenir que lamentar, no deje avanzar los síntomas sin prestarles atención, no olvide que una gripa mal cuidada puede tener graves consecuencias.

 

Distribuido por La Columna Vertebral de La Red Hispana

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes