De las tres comidas requeridas, el desayuno es la más importante; tenga en cuenta que el organismo a veces pasa de 10 a 12 horas sin recibir alimento y que su hijo lo necesita para poder comenzar el día con energía. 

Los niños entre 5 y 10 años deben consumir entre 1,500 y 2,000 calorías diarias, aunque esta cantidad también depende de otros factores como la edad del niño, su nivel de actividad y su estatura. Lo importante no es tanto contar las calorías que come su hijo sino asegurarse de que come sano.

Su hijo obtendrá las calorías y los nutrientes necesarios si su dieta diaria incluye alimentos de estos cinco grupos:
• Granos (pan, cereales, arroz, pasta): 6 porciones
• Vegetales: de 2 a 3 porciones
• Frutas: de 2 a 3 porciones
• Lácteos (leche, yogur, queso): 2 porciones
• Proteínas (ternera, pollo, pescado, legumbres, frutos secos, huevos): 2 porciones

A partir de los 5 años, los niños deberían reducir las comidas con alto contenido en grasa, por lo que se debe tratar de eliminar las frituras, cambiar a leche, yogures y quesos bajos en calorías, cocer, asar y hervir los alimentos en lugar de freírlos, sustituir galletas y helados por frutas y verduras y evitar la comida basura cuando se come fuera de casa.

Lo importante es que su hijo alcance todo su potencial de crecimiento y que esté sano; así evitará problemas durante la infancia del tipo anemia en hierro, obesidad y caries y se convertirá en un adulto saludable con menos riesgo para padecer de presión arterial alta, enfermedades cardiacas, diabetes, osteoporosis y algunos tipos de cáncer.

Información cortesía de Aetna, www.aetna.com/espanol

 

 

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes