Es un proceso por pasos. El organismo pasa por una serie de fases para combatir las enfermedades. Primero se administra la vacuna por medio de una inyección o en forma líquida por vía oral. La mayor parte de las vacunas contienen un germen causante de la enfermedad, muerto o debilitado.
 
Luego el organismo produce anticuerpos para luchar contra los gérmenes muertos o debilitados de la vacuna. Tras eso los anticuerpos practican con los gérmenes débiles de modo que cuando los gérmenes verdaderos y fuertes causantes de la enfermedad ataquen al niño, los anticuerpos sabrán cómo destruirlos y el niño no enfermará.
 
Finalmente los anticuerpos protectores permanecen en guardia en el cuerpo del niño para protegerlo de los verdaderos gérmenes de la enfermedad. Los anticuerpos luchan contra las enfermedades infecciosas y generalmente permanecen en nuestro organismo, incluso después de que la enfermedad ha desaparecido, para impedir que usted enferme nuevamente. Esto se conoce como inmunidad.
 
Según Elaine Batchlor, Oficial Médico Jefe del LA Care, “las vacunas ayudan a proteger a sus hijos de enfermedades graves. Asegurarse de que reciban a tiempo todas sus vacunas también facilita su vida. La mayoría de guarderías infantiles y escuelas no inscribirán a sus hijos sin una prueba de que han sido vacunados”.
 
Batchlor está convencida. “A los niños nos les gustan las vacunas, pero su familia será más sana y feliz con ellas que sin ellas”, explica. 

Lo que hay que saber

Los niños recién nacidos son inmunes a muchas enfermedades porque tienen anticuerpos que han recibido de sus madres. Sin embargo esta inmunidad sólo dura alrededor de un año. Es importante asegurarse de que los niños tengan al día todas las inmunizaciones recomendadas como una manera de preservar la salud de la comunidad. De este modo las personas enfermas tienen menores posibilidades de estar expuestas a los gérmenes de la enfermedad transmitidos por los niños no vacunados.
 
Si un niño no está vacunado y se ve expuesto al germen causante de la enfermedad, puede que su organismo no sea lo suficientemente fuerte para luchar contra ésta. Antes de que las vacunas existieran, muchos niños morían a causa de enfermedades como la tos ferina, sarampión y polio. Los mismos gérmenes existen hoy en día, pero los niños están protegidos por las vacunas y por ello las enfermedades son menos comunes.

Visite https://www.lacare.org/ para información sobre éste y otros temas.
 
Una guía sobre la hepatitis B

La hepatitis B es una enfermedad del hígado que puede afectar a cualquier persona y que está causada por el virus de la hepatitis B. Antes de que la vacuna contra la hepatitis B se incluyera en las vacunas de rutina en los niños, más de 200,000 personas quedaban infectadas anualmente en Estados Unidos. Algunas personas infectadas no han podido deshacerse nunca del virus, por lo que están expuestas al riesgo de contraer cirrosis del hígado y cáncer hepático. Entre 3,000 y 5,000 personas morirán anualmente a causa de esta enfermedad crónica.
La buena noticia es que existe una vacuna para prevenir la hepatitis B, que cuenta con el aval de expertos médicos y de salud pública pues se considera que es eficaz y segura. Se recomienda que todos los niños de 0 a 18 años de edad reciban la serie de la vacuna contra la hepatitis B, conjuntamente con la otras 10 vacunas o más incluidas en el calendario de vacunas para personas de 0 a 18 años de edad. Muchos estados requieren que los niños sean vacunados contra la hepatitis B antes de comenzar la escuela.
La mayoría de los niños reciben la serie de tres dosis cuando son aún bebés; la primera se administra inmediatamente después del nacimiento. Revise los informes médicos de su hijo para saber si ya ha recibido la vacuna contra la hepatitis B o pregúntele a su pediatra. Si no la ha recibido, asegúrese de que lo vacunen antes de regresar a la escuela. ¡Aún está a tiempo!
Visite el sitio web de la organización Immunization Action Coalition, en el cual encontrará una lista de disposiciones sobre la vacuna contra la hepatitis B por estado <https://www.immunize.org/catg.d/noneng.htm#spanish> .

Cuadro de vacunas

El siguiente cuadro le muestra qué vacunas son necesarias y a qué edad debería su hijo recibir las vacunas:

2 meses

-DTaP (#1) difteria, tétanos y pertussis (Tos ferina)
-Hepatitis B (#1) algunos niños pueden recibir su primera vacuna al nacer
-Hib (#1) Haemophilus influenzae tipo b (Meningitis hibernal)
-PCV (#1) enfermedad neumocócica
-Polio (#1)
-Rotavirus (#1)

4 meses

-DTaP (#2)
-Hepatitis B (#2)
-Hib (#2)
-DTaP (#2)
-Hepatitis B (#2)
-Hib(#2)

6 meses

-DTaP (#3)
-Hepatitis B (#3)
-Hib (#3)
-PCV (#3)
-Polio (#3)
-Rotavirus (#3)

12 meses*

-MMR (#1) sarampión, paperas y rubeola
-Varicela-viruela (#1)
-Hib (#4)
-PCV (#4)
-Hepatitis A (dosis #1)

15 meses*

-DTaP (puede aplicarse a los 12 meses)

18 meses*

-Hepatitis A (dosis #2)

Antes de Kindergarten (De los 4 a los 6 años)

-DTaP (#4)
-Polio (#4)
-MMR (#2)
-Varicela-viruela (#2)

Haga que le pongan estas vacunas si no se las pusieron antes: Hep serie B, Hep serie A, Hib

Antes del 7º grado (De los 11 a los 12 años)

-MCV4 (Meningitis)
-Tdap (Tétanos, difteria, pertussis)
-HPV (3 dosis) Virus papiloma humano – para niñas

Haga que le pongan estas vacunas si no se las pusieron antes: Hep serie B, Hep serie A, serie de vacunas contra la polio, MMR #2, serie neumocócica, varicela

De los 13 a los 18 años

Si no recibieron vacunas entre los 11 y los 12 años:
-MCV4 (a los 15 años)
-HPV (3 dosis) Virus papiloma humano – para niñas
-Tdap

* Consulte con su doctor si su niño necesita alguna vacuna para ponerse al día.

**Los niños de 5 años o más pueden recibir vacunas contra la gripe en base a su propia salud,
la edad de sus hermanos y la provisión de vacunas contra la gripe que haya disponibles.

 

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes