* La materia dura, de la que están constituidas las paredes de las células de las plantas.

* Todos los alimentos de origen vegetal son naturalmente muy ricos en fibra. A menos que éstos hayan sido refinados, para nuestro consumo. Por refinar se conoce el proceso destinado a separar las partes ricas en fibras de esos productos, de las otras partes que son ricas en almidones y azúcares, con las que solemos alimentarnos habitualmente. El arroz blanco, la harina de maíz y los cereales, también se consideran alimentos refinados.

* Como todos los alimentos fibrosos son algo duros, nos obligan a que, al alimentarnos  tengamos que masticar muy bien.

* La fibra no puede ser digerida por el jugo gástrico del cuerpo humano. Eso significa que sin alterarse su composición, atraviesa el intestino delgado y parte del intestino grueso. Al llegar a éste, causa un efecto laxante muy beneficioso para la salud intestinal.

Enfermedades atribuidas a las dietas tradicionales

 Entre las principales enfermedades atribuidas a nuestro régimen tradicional de alimentación, se destaca un grupo integrado por aquellas que pudiéramos considerar como serias, y son: la obesidad, la diabetes, los cálculos en la vesícula biliar y sobre todo, las enfermedades de las coronarias.
 El otro grupo está compuesto  por otras enfermedades consideradas menos serias pero igualmente frecuentes: estreñimiento, indigestión, hemorroides, diverticulitis y en ocasiones la apendicitis.
 Desde luego las nuevas investigaciones han dejado establecido que nuestras dietas, a base de alimentos refinados, no son causantes del cáncer intestinal.

¿Qué tipo de fibra debemos incluir en nuestra dieta?

 Como medida práctica general, antes de comenzar por su cuenta un régimen a base de fibra, que debe ser confeccionado por un médico, de acuerdo a las necesidades individuales, podemos incluir en nuestro régimen cotidiano, conjuntamente con los alimentos refinados, los siguientes productos: harinas, cereales y panes fabricados a base de granos enteros. Y, seguidamente las semillas, contenidas en frutos como los tomates, ajíes, pepinos, etc., y las nueces que son igualmente ricas en fibra, como las son también la mayoría de las frutas y las principales verduras.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes