Ingredientes
• 4 pechugas de pollo grandes y sin hueso
• 1/3 taza de aceite de oliva
• 6 a 8 dientes de ajo finamente picados
• 1 chile de su elección
• 2 manojos de perejil (o 1 manojo de perejil y otro de cilantro) picados
• ½ taza de vino blanco seco
• 1 taza de caldo de pollo
• 2 cucharadas de maicena
• 1/3 taza de leche
• Sal marina y pimienta molida

Modo de preparación

Seque las pechugas con toallas de papel y sazónelas bien con sal y pimienta. Caliente el aceite de oliva a fuego medio en una sartén ancha y poco profunda. Coloque las pechugas de pollo y cocine, dando vuelta una vez, hasta que estén bien doradas por ambos lados, por 6 minutos aproximadamente. El pollo estará crudo en el centro y se terminará de cocinar en la salsa. Pase el pollo a un plato. Agregue el ajo al aceite de la sartén y cocine por un minuto o dos hasta que esté suave y transparente. Añada ¾ del perejil picado y el vino, y cocine a fuego alto hasta que casi todo el vino se haya evaporado. Agregue el caldo de pollo. Mezcle la maicena y la leche en un tazón hasta que la maicena se disuelva. Vierta la mezcla en la sartén. Devuelva el pollo a la sartén, tápela y cocine por 12 minutos aproximadamente. Agregue el resto del perejil pica-do. Pruebe la salsa y rectifique la sazón, agregando sal y pimienta al gusto. EC

Receta cortesía del libro de Daisy Martínez “Daisy: Mañana, Mediodía y Noche”

Compartir

Más artículos de interes