Ingredientes

• 4 pechugas de pollo sin hueso y sin piel
• 1/4 taza de pan molido
• 2 cucharadas de queso parmesano rayado
• 1 cucharadita de ajo en polvo
• 1 cucharadita de hojas secas de albahaca
• 1 huevo
• 1 cucharadita de aceite de oliva
• 1 lata (19 oz) de sopa de tomate
• 1/4 taza de queso mozarella rayado
 

Modo de preparación

Aplane un poco las pechugas de pollo colocándolas entre dos piezas de papel encerado o de plástico. En un plato hondo combine el pan molido, el queso parmesano, el ajo en polvo y la albahaca. En otro recipiente bata el huevo con un tenedor o batidor de globo. Sumerja las pechugas de pollo en el huevo y luego páselas sobre el pan molido. En una sartén caliente el aceite a fuego medio. Sofría la carne sin tapar de 5 a 7 minutos, volteando una sola vez. Retire las pechugas del sartén y manténgalas tibias o calientes. Agregue la sopa en el mismo sartén. Caliente a fuego medio. Deje hervir sin tapar de 4 a 5 minutos, revolviendo ocasionalmente, hasta que espese un poco. Coloque de nuevo el pollo en la sartén. Ponga la flama a fuego bajo. Espolvoree el queso mozzarella sobre el pollo. Cubra y cocine de 2 a 3 minutos más o hasta que el pollo este gratinado o derretido. EC

Receta cortesía de Qué Rica Vida

Compartir

Más artículos de interes