Ingredientes
• 3 huevos grandes
• 3 papas grandes, peladas y cortadas en rebanadas delgadas
• 1 cebolla, pelada y finamente picada
• 3 a 4 cucharadas de aceite de oliva
• Sal al gusto
 

Modo de preparación
Vierta los huevos –sin cascarón– en un tazón. Proceda a batirlos con un tenedor y añada una pizca de sal. Caliente parte del aceite en una sartén. Añada las papas y fríalas por un par de minutos. Añada la cebolla y mezcle. Cuando las papas empiecen a dorarse en los bordes y estén bien mezcladas con la cebolla añada los huevos. Asegúrese de que las papas y la cebolla estén completamente cubiertas con el huevo. Pinche las papas para que el huevo se filtre en la mezcla. Fría ligeramente a fuego lento.
Mientras se cocina, sacuda la sartén un poco para que el omelette no se pegue, y mueva los bordes con una cuchara de madera. No lo cocine de más, la parte de en medio debe quedar un poco líquida o aguadita. Cuando el huevo empiece a cuajar, cubra la sartén con un plato lo suficientemente grande como para cubrirlo completamente y con un movimiento rápido y coordinado, voltee el omelette y póngalo en el plato. Después vuelva a ponerlo en la sartén para cocer la parte de abajo.
Siga sacudiendo la sartén ligeramente para que el omelette no se pegue a la base. Cuando los bordes estén firmes y la parte de en medio esté suave (después de 1 minuto aproximadamente) ponga el omelette en el plato. Déjelo reposar durante 5 ó 10 minutos antes de servir. Este platillo es muy llenador, por tal motivo debe comerse en porciones pequeñas.

Receta cortesía de la Coalición Latina de Nutrición

Compartir

Más artículos de interes