Una experta ofrece sugerencias para los padres, en caso de que un pequeño se esté ahogando con un objeto en la garganta.

 

Redacción EC

El atragantamiento infantil es la causa principal de muerte o lesiones entre los niños, especialmente en menores de tres años. De acuerdo a la Academia Americana de Pediatría, los mayores culpables en este tipo de situaciones son la comida, los juguetes y las monedas.

“Cuando un niño se traga algo peligroso, no le dé algún líquido o comida ni tampoco lo obligue a vomitar. Lo mejor es llevarlo al médico o a la sala de emergencia cuanto antes”, comenta la Dra. Grace Arteaga, pediatra de Mayo Clinic.

Cuando un niño tose con fuerza después de tragarse algún objeto se debe motivarle a continuar tosiendo, sin interferir. No obstante, cuando el objeto obstruye las vías respiratorias y el estado del niño empeora (la tos se torna silenciosa o la respiración se vuelve más ardua), los expertos recomiendan seguir el método de primeros auxilios “cinco más cinco”; esto es:

• Cinco golpes en la espalda. Primero, golpee cinco veces al menor entre los dos omóplatos y con la base de la mano.

• Cinco compresiones abdominales. Comprima el abdomen del niño cinco veces (también conocido como la maniobra de Heimlich). En el caso de los recién nacidos, no comprima el abdomen porque el bebé podría hacerse daño; en vez de eso, comprima el pecho.

• Cinco golpes en la espalda y cinco compresiones abdominales alternadas. Propine los golpes y comprima el abdomen de manera alternada hasta que se desaloje la obstrucción y mientras alguien pide ayuda de emergencia.

La especialista advierte que si bien un bebé también puede atragantarse con un objeto, la causa más común es la comida. La doctora no recomienda barrer la boca con los dedos porque el objeto puede desalojarse y deslizarse más profundo dentro de las vías respiratorias.

Cuando un bebé se atraganta, la Dra. Arteaga recomienda lo siguiente: sujete al bebé boca bajo sobre el antebrazo, de manera que la cabeza quede más baja que el cuerpo. Luego golpee firmemente en la mitad de la espalda con la base de la otra mano. La combinación de gravedad y fuerza sirven para desalojar el objeto. Ante cualquier duda sobre la respiración del bebé, llame al 911. EC

 

Información cortesía de Mayo Clinic

Más artículos de interes