“El ahogamiento es una de las principales causas de muerte entre niños de 1 a 4 años de edad, en parte porque sucede demasiado rápido”, comenta la presidenta del Colegio Americano de Médicos de Emergencia, Dr. Linda L. Lawrence. “Toma solamente pocos segundos para que un niño se ahogue, y un niño pequeño podría ahogarse en unas cuantas pulgadas de agua –en la bañera, el toilet o una cubeta-.
Por este motivo, los padres deben mantener bien vigilados a los pequeños cuando estén cerca del agua, especialmente en las albercas, ríos, lagos y en la playa; también deberían conocer las habilidades de nado de sus niños; imponer reglas y nunca dejarlos sin supervisión de un adulto.

A continuación, le ofrecemos algunos valiosos consejos que debe seguir:

En la alberca 

• Nunca deje solos a bebés y niños pequeños cerca de tinas de baño, albercas o cubetas con agua, incluso por pocos segundos. 
• Enseñe a nadar a su niño.
• No deje que un niño nade solo o sin supervision de un adulto.
• Si tiene alberca en su casa, instale una cerca de seguridad con cerrojos y manijas a prueba de niños.
• Advierta al pequeño de no lanzarse clavados en aguas que no conozca, como en ríos o lagos, ya que podría golpearse la cabeza con alguna roca u otro objeto que no esté a la vista.
• A los adultos se les aconseja no tomar alcohol y nadar.

En la playa

• De ser posible, pregunte al salvavidas en turno acerca de las condiciones del agua y del oleaje.
• Asegúrese de que los niños naden solamente en zonas permitidas y seguras.
• Obedezcan las señales de advertencia sobre nadar en agues peligrosas.
• No confíe a ciegas en las habilidades de su niño en el agua, ni en los aditamentos inflables que éste pueda tener.

Qué hacer en caso de ahogamiento

Si alguien parece estarse ahogando (por ejemplo, manoteando, gritando por ayuda, tosiendo, hundiéndose, o flotando inconsciente), inspeccione el área y alerte al salvavidas, si lo hay; luego, llame al 911 o al número local de emergencias. Además:

• No intente rescatar a alguien que se está ahogando, a menos que esté entrenado para ello y tenga equipo salvavidas. La víctima podría entrar en pánico y arrastrarlo a usted bajo el agua. Un fuerte oleaje o la corriente también podrían ponerlo en peligro.
• Si es posible, desde un punto seguro arrójele a la persona un objeto que flote.
• Cuando saque a una persona inconsciente del agua, colóquele la cabeza colgando ligeramente hacia atrás, levántele la barbilla y revise su respiración y otros signos vitales. Si la persona no está respirando, aplique resucitación cardiopulmonar y espere la llegada de la asistencia médica.

Información cortesía del Colegio Americano de Médicos de Emergencia www.acep.org

SHARE

Más artículos de interes