Consejos para evitar un ataque
• Aléjese de los perros ajenos o de cualquiera que se comporte de forma extraña.
• Si se encuentra de frente con un perro, evite correr, gritar, provocarlo o hacer ruidos fuertes.
• Manténgase quieto y sin moverse si se le acerca un perro con actitud amenazante.
• Si es derribado por un can, encoja las piernas y quédese quieto, y trate de cubrirse la cabeza si es posible.
• Evite el contacto visual directo con un perro.
• No moleste a un perro que esté dormido, que esté comiendo o que está cuidando a sus cachorros.
• No acaricie a un perro desconocido, sin antes permitir que éste lo vea y lo olfatee primero.
• Comparta esta información con sus hijos, y asegúrese de que entiendan los peligros antes de que salgan a jugar fuera de casa.

Qué hacer si sufre una mordedura
• Dígale a los niños que informen a un adulto de inmediato, en caso de sufrir un ataque.
• Si está sangrando, presione la herida y limpie con agua corriente.
• Si presenta fiebre u otros signos de infección, como hinchazón, enrojecimiento, dolor, mal olor o pérdida de fluidos por al área de la herida, vaya al doctor de inmediato.
• Si el ataque es muy grave, si hay sangrado profuso o la herida está cerca de la cara, llame de inmediato al 911.
• Casi todos los perros están vacunados contra la rabia, pero si usted no está seguro de ello, llame a su doctor o a un centro de control de animales.
• Los niños y los adultos podrían requerir una vacuna contra el tétanos.
Prevenga el comportamiento agresivo de su perro
• Lleve a su perro a esterilizar o castrar para reducir sus tendencias agresivas.
• Nunca deje a los niños pequeños a solas con un perro.
• No juegue de forma agresiva con su perro.
• Busca ayuda inmediata si su perro comienza a mostrar señales de agresividad.

Información cortesía de ACEP

¿Comentarios? Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527.

SHARE

Más artículos de interes