Según las investigaciones, el beso en los humanos es utilizado en la pareja desde hace 30 o 40 siglos atrás, pero el beso de la madre al hijo es tan antiguo, pero tan antiguo, que puede observárselo en épocas anteriores a la existencia misma del género humano. Allí están las hembras de muchas especies animales que lamen a sus cachorros. El beso humano, de la madre o del padre, al hijo especialmente tierno, es una variante del acto de lamer de otros mamíferos; acto que tiene originalmente propósitos de limpieza, de protección, de comunicación corporal… A este propósito bien podría decirse que en la mente de cada niño se halla esta inscripción: “Me besas,… luego existo”.

Si los padres disponen del beso, como recurso directo de mostrar cariño, amor, respeto por sus hijos, ¿por qué no usarlo con más frecuencia? ¿Por qué suspenderlo cuando los hijos crecen, especialmente los varones, y, particularmente por parte del padre? Y, cuando los hijos han adquirido mayor comprensión y madurez para expresarse, por qué no besar a sus padres, aunque no exista una razón inmediata. Recuerde que quien besa a su padre o a su madre, podrá esperar besos de sus hijos llegado el momento.
 
No todos los besos que circulan entre los humanos tienen una connotación sensual. Es probable que la mayoría no pertenezca a ese tipo. Muchos son formales, o por formulismo, como quiera decirse; éstos importan hasta cierto punto; los que realmente importan son los besos de amor familiar, y al decir familiar, no hay que limitarse a padres e hijos, sino que deben agregarse hermanos, abuelos, tíos, etc. Cabe destacar a todos estos ósculos y utilizarlos como la moneda del  amor y de la paz que tanto necesitan, el mundo en general,  y la familia en particular.
 
Así que, en el ambiente familiar, no dejes para mañana el beso que puedes dar hoy. Para los padres en particular, conviene tener en cuenta que más vale un beso a tiempo, que un castigo a destiempo… A propósito del beso en familia, un estudio ha revelado que el hijo que ha visto a sus padres besarse cariñosamente, duerme más tranquilo, aquello le imparte seguridad. Haga la prueba y ayude a sus hijos a dormir mejor por las noches.

SHARE

Más artículos de interes