En la película “Trust”, basada en hechos reales, una joven de 14 años es violada luego de ser conducida a un motel por un hombre que fingió ser un adolescente en una sala de chat en internet.

Es una historia con una moraleja importante tanto para padres como adolescentes, y algo que tristemente ocurre frecuentemente en la vida real.

El FBI cataloga a estos adultos como “viajeros” porque van de un lugar a otro para tener relaciones sexuales con niños que conocieron en la red.

Estas personas acechan las salas de chat en internet y las redes sociales buscando convencer a los adolescentes de participar en coqueteos cibernéticos. Con el paso del tiempo, estos adultos desarrollan romances por internet. Después intentan persuadir a sus víctimas a entablar relaciones íntimas (e ilegales).

El FBI busca combatir estos crímenes a través de la Iniciativa Nacional de Imágenes Inocentes, que reúne a los agentes de esta agencia y a la policía local para integrar grupos comisionados para dar con estos “viajeros”.

Los depredadores sexuales son creativos. “Los ‘viajeros’ tienen plena consciencia de lo que están haciendo cuando se ponen de acuerdo para realizar estos viajes, y sus expectativas sobre lo que desean que suceda al conocer a sus víctimas son perfectamente claras”, dijo un portavoz del FBI.

Hay algunos que utilizan incentivos como enviar dinero o un boleto de transporte al menor para seducirlo a realizar una visita. También invitan a un menor a realizar alguna actividad sexual ilegal, como la pornografía infantil.

A pesar de estos esfuerzos, el número de casos está aumentando. Actualmente existen alrededor de 6000 casos que están siendo investigados en todo el país. El incremento podría deberse a una combinación de factores, entre los que destaca el que haya más adolescentes navegando la internet, lo que aprovechan los depredadores sexuales para detectar a los menores vulnerables.

Los padres y tutores deben considerar los riesgos que representan las salas de chat para los niños y adolescentes, y además:
• Monitorear las computadoras de los jóvenes así como sus sesiones en línea.
• Hablar con sus hijos sobre la seguridad en línea y sobre la importancia de no dar a conocer información personal por internet.

Información cortesía de Contenido Latino

Compartir

Más artículos de interes