Un estudio reciente realizado en la Universidad de Temple, en Filadelfia, demostró que los conductores adolescentes son más prudentes cuando viajan solos que cuando lo hacen acompañados de amigos. Esto se debe, según los resultados de la investigación, en que al ir en grupo, el que va al volante piensa más en los beneficios que en los riesgos de una acción en particular.

La razón del estudio es tratar de averiguar las causas del creciente número de accidentes de tránsito provocados por conductores adolescentes, para aplicar las medidas de prevención adecuadas.


Tan solo en el 2009, cerca de 3,000 jóvenes de entre 15 y 19 años de edad murieron a causa de accidentes automovilísticos en las carreteras de los Estados Unidos. Este es el sector de la juventud que más riesgo corre, siendo los varones, los que viajan con amigos y los que acaban de obtener su licencia de manejo los que están más en peligro.


Entre los factores que los ponen en riesgo se pueden mencionar: el exceso de velocidad, no usar cinturones de seguridad, ignorar condiciones del camino peligrosas y el consumo de alcohol y/o drogas. No se puede dejar de lado el hecho de que un joven manejando y con amigos a bordo tratará de impresionarlos con su audacia y valor, lo que lo hacen cometer actos temerarios que ponen en peligro la vida de todos los ocupantes y la de otros conductores.


Lo bueno es que existen métodos eficaces para ayudar a los adolescentes a ser conductores seguros. Los programas para obtener la licencia de conductor (GDL, por sus siglas en inglés), están asociados con la reducción de hasta el 40 por ciento en accidentes vehiculares. Este sistema está diseñado para postergar la obtención de una licencia completa mientras los jóvenes aprenden técnicas de manejo responsables.


El programa se divide en tres etapas. En la primera, los participantes reciben un permiso de conductor aprendiz, deben completar 50 horas de manejo supervisado por un adulto, así como cumplir con otros requisitos. En la segunda etapa, los jóvenes reciben una licencia restringida que les permite conducir, pero sin llevar pasajeros menores de 20 años, a menos que un adulto mayor de 25 años los acompañe. También el horario de manejo tiene un límite.


Cuando avanzan a la tercera y última etapa, los jóvenes que hayan completado satisfactoriamente las dos anteriores pueden obtener una licencia completa.

Después de todo, es por su propia seguridad. EC

 

SHARE

Más artículos de interes