Si usted se lo propone ser adolescente no debe ser sinónimo de irresponsabilidad y peligro en las carreteras. Siguiendo algunos consejos puede lograr que su hijo adolescente –deseoso de tener su propio vehículo- se convierta en todo un ejemplo para los demás.

Inscríbalo en una escuela de manejo Es el primer paso. Allí los instructores les enseñarán los elementos básicos y reglamentos a seguir para poder obtener el privilegio de manejar.

Manejar sobrio Drogas y alcohol son los peores consejeros para su hijo, además de ser ilegales. Cada uno por separado o la combinación de ambos disminuyen su capacidad de reaccionar y percibir objetos en la vía. También prohíbale que maneje con otras personas que estén bajo la influencia de estupefacientes.

Limite las horas de manejo Debido a que entre 9:00 y 12:00 de la noche ocurren muchos accidentes de tránsito (alrededor del 41%), no permita que su hijo se exponga a estos peligros hasta tanto no adquiera experiencia. Otras horas riesgosas son viernes y sábado por la noche y sábados y domingo por la mañana.

Restrinja el número de pasajeros Su hijo tendrá problemas de concentración con muchos amigos dentro del auto, porque las risas, la música y comida son elementos de alto riesgo para una persona con poca experiencia debido a la distracción que ocasionan.

Instruya a su hijo sobre la importancia del cinturón de seguridad Estadísticas demuestran que los adolescentes usan con menos frecuencia el cinturón de seguridad. Recuérdeles que en caso de un accidente el cinturón de seguridad y las bolsas de aire trabajan juntos para reducir las lesiones.

Sea un modelo Generalmente los hijos imitan la conducta de sus padres. Sea un conductor ejemplar y habrá mayores probabilidades de que su hijo lo sea también.

La responsabilidad antes que todo Converse con su hijo acerca de la responsabilidad civil que es la responsabilidad legal de una persona hacia otras personas por lesiones o daños causados en un accidente. Dígale a su hijo que al sentarse frente a un volante es responsable por su propia seguridad y por la de los pasajeros, otros conductores y peatones.

Si desea mayor información al respecto visite www.geico.com/cars/teen_safety.htm, www.ACEP.org ó consulte a su agente de seguros.

Más artículos de interes