Una cena un día antes del 9/11 lo hizo dormir en una casa ajena. El sobreviviente corrió a la oficina con la preocupación de un regaño de su jefe, sin saber que esta demora le salvaría la vida.

 

Del 9/11 a la fecha han pasado 20 años, el nombre de uno de los sobrevivientes es Hans Gernot SchenkYo de nacionalidad alemana. En aquel entonces trabajaba como gerente de ventas en una empresa bávara de logística internacional, las oficinas estaban ubicadas en la Torre Norte, piso 32, suite 3271 del World Trade Center.
Hans llevaba trabajando más de un año en las Torres Gemelas, de Nueva York, cuando dos aviones comerciales se estrellaron contra los edificios del World Trade Center(WTC) en una serie de ataques terroristas coordinados por Al Qaeda el 9/11

 

9/11 Credencial de Hans Schenk en el 2001
9/11 Credencial de Hans Schenk en el 2001

Una cena le salvó la vida el 9/11

Pocos días antes del 11 de septiembre del 2001 la empresa emitió un comunicado interno en donde se les pedía puntualidad a los empleados debido a los continuos retrasos. Se les pidió llegar a más tardar a las 9 am.
“El día de los atentados no llegué a tiempo a trabajar, debido a que una noche antes no dormí en casa, había salido a cenar con una persona y eso cambió mi destino”, dice Gernot en una entrevista con la BBC.
“Me levanté de prisa porque antes de ir a la oficina debía ir a mi casa a bañarme y cambiarme. Tal vez causó que yo llegara al trabajo unos 10 minutos más tarde de lo que hubiera llegado normalmente.” Comentó Gernot SchenkYo

Ese retraso de 10 minutos le salvó la vida hace 20 años, de haber hecho su rutina habitual, probablemente hubiese sido una de las victimas de los atentados.

Ya no tienes que volver a tu trabajo, igual no te gustaba mucho

Hans Gernot regresó de inmediato a su casa, allí se encontró con su compañero de piso, el cual al ver el derrumbe de las dos torres por televisión decidió abandonar la ciudad en ese instante. «Yo me voy de acá ¿por qué no vienes conmigo? ya no tienes que volver a tu trabajo, tú igual no estabas tan contento”. Dijo su compañero. Pero Gernot no estaba tan convencido de dejar la ciudad, ni con la idea de perder todo.

La culpa de haber sobrevivido al 9/11

Han pasado dos décadas de aquel 9/11 donde murieron casi 3 mil personas, Hans Gernot por momentos se siente afortunado de haberse salvado, sin embargo, el tema de la culpa es muy fuerte para él. “Tengo momentos de extrema felicidad, de agradecimiento y de optimismo. Y a veces me siento culpable, siento que no es justo. ¿Por qué yo sí y por qué otros no?” Finalizó Hans Gernot SchenkYo una entrevista para la BBC.