Tras muchas especulaciones, la actual gobernadora, Jan Brewer, ha anunciado el fin de su ciclo al frente del estado de Arizona

Es definitivo, la gobernadora Jan Brewer no buscará su tercer mandato. Algo que resulta lógico, puesto que la ley indica que todo gobernador no podrá superar las dos legislaturas en el puesto. Sin embargo, como indica el refranero, “hecha la ley, hecha la trampa”, y hasta hace unos días, nadie del entorno de la, por ahora todavía gobernadora, descartaba la opción de alargar su estancia en el poder.

Pero esto no pasará. Así cortaba todos los rumores la propia Brewer en una comparecencia el pasado miércoles. Concretamente, la gobernadora indicaba que “ya es el momento de pasar la antorcha”, en una clara alusión a que hacía a un lado la posibilidad de volver a postularse.

Cinco años después de su llegada al poder, son varios los episodios por los que se le recordará. Y es que han sido muchas las veces en las que Brewer ha acaparado muchos focos, y no solo a nivel estatal.

Ella firmó la severa ley de inmigración conocida como Senate Bill 1070 en el 2010 y ella fue de las primeras en luchar contra las propuestas médicas de Obama y su administración en lo referente a los seguros médicos. En esto último, sorprendió el año pasado cuando accedió a formar parte de la ley.

Entre sus más recientes decisiones, estuvo la de vetar el proyecto de ley que permitía a todos aquellos trabajadores negar sus servicios a homosexuales y lesbianas por motivo de sus creencias religiosas.

Así quedará en el recuerdo, puesto que la cuenta atrás en su mandato ya ha empezado. Esta cuenta se inició en la escuela de Glendale, donde varios niños atendían a su primer contacto con la política. Quien sabe, quizás en unos años de entre esos niños salga un nuevo gobernador en Arizona. EC

Compartir

Más artículos de interes