Una de las primeras cosas de que se les informa a los nuevos dueños de mascotas es la importancia de las vacunas, incluyendo la de la rabia. ¿Es la rabia una preocupación en las mascotas domésticas? La manera como tratamos a nuestras mascotas ha cambiado drásticamente a lo largo de medio siglo, y por eso, la susceptibilidad de las mascotas a enfermedades como la rabia ha cambiado también.

Datos importantes
De acuerdo al Centro para el control y la prevención de enfermedades (CDC), la enfermedad de la rabia ha cambiado dramáticamente desde 1960. Antes de ése año, la mayoría de casos de rabia sucedían en animales domésticos. Ahora, por el contrario, de todos los casos de rabia reportados anualmente al CDC, el 90 por ciento ocurre en animales salvajes.

Los humanos también se preocupan menos sobre la rabia que hace 100 años. Al final del siglo 20, el porcentaje de muertes de personas relacionadas con la rabia era muy alto. Sin embargo, para el inicio del siglo 21, esas cifras se han reducido a una o dos muertes al año.

Teniendo lo anterior como base, ¿por qué la insistencia en vacunar a las mascotas contra la rabia? La respuesta es simple, la rabia es una enfermedad viral completamente prevenible. A pesar de la poca probabilidad de que un animal doméstico adquiera rabia, no está demás vacunarlo. Aunque menos del 10 por ciento de casos reportados de rabia suceden en animales domésticos, hay todavía un riesgo, aunque sea mínimo. Y este riesgo es eliminado si el animal recibe a tiempo sus vacunas.
Primera vacuna: a la edad de 12 a 24 semanas. Segunda vacuna: a la edad de 48 semanas. Refuerzo: al año, a los dos años, cada tres años.

Cómo saber si su mascota tiene rabia  
Los dueños que sospechan que su mascota ha sido expuesta a la rabia, deberían estar pendientes de los siguientes indicadores:
• Comportamiento agresivo
• Alta sensibilidad a la estimulación, incluyendo al tacto
• Letargo
• Debilidad en una o más extremidades
• Dificultad con la función normal de los músculos, al levantar su cabeza, hacer ruidos, debido a la parálisis de los músculos de la garganta y cuello

Para conocer más sobre la rabia, hable con su veterinario o visite la página web del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades: www.cdc.gov

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes