Los gatos son muy hábiles para ocultar las enfermedades y el dolor, lo que hace difícil saber si hay algún problema que requiera atención veterinaria 

A pesar del hecho de que los gatos son más frecuentes como mascotas que los perros, solo un gato por cada cinco perros recibe atención veterinaria regular. De hecho, algunas investigaciones sugieren que hasta el 50 por ciento de los dueños de gatos no los llevan al veterinario.

Según una encuesta realizada por Royal Canin, dos tercios de los dueños de gatos simplemente creen que sus mascotas tienen menos problemas de salud que los perros. Sin embargo, según la Asociación Estadounidense de Médicos para Felinos (AAFP), los chequeos de rutina son vitales para brindar a los gatos vidas largas, felices y saludables.

Los gatos envejecen más rápido que los humanos, y son bastante hábiles para ocultar las enfermedades y el dolor, lo que hace difícil saber si hay algún problema que requiera atención veterinaria. Las enfermedades ocultas comúnmente no reciben tratamiento por esta razón, por lo que la iniciativa “Take Your Cat to the Vet” se creó para difundir la importancia de la atención veterinaria felina preventiva.

Por ejemplo, hasta un tercio de los gatos mayores de 12 años padece alguna forma de enfermedad renal. El manejo de la progresión de la enfermedad, si se detecta temprano, se puede lograr con un diagnóstico adecuado y una dieta reducida en fósforo. Su veterinario puede recomendar una opción como una de las fórmulas de la Dieta Veterinaria de Royal Canin como parte de un programa de tratamiento.

La obesidad es también un problema común para los gatos que puede conducir a problemas de salud más graves en el futuro. De hecho, múltiples estudios indican que más de la mitad de los gatos domésticos de la nación tienen más peso de lo que deberían. Un veterinario puede ayudar con recomendaciones dietéticas y otras sugerencias para ayudar a reducir el sobrepeso de su gato.

Otra dolencia común del gato son los cálculos urinarios, que pueden ser extremadamente dolorosos y normalmente no se pueden detectar sin una evaluación profesional. Las visitas regulares al veterinario pueden ayudar a evaluar el riesgo de su gato para desarrollar cálculos y determinar cambios nutricionales que pueden ayudar a prevenir un problema. EC

Para más información, visite royalcanin.com/cat2vetday. Cortesía de Family Features.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes