Pida la opinión de todos en su casa: Si usted es jefe de familia o está soltero y vive con otras personas, es importante pedir opiniones de todas las personas en la casa antes de adoptar un perro. Cualquier desacuerdo podría resultar en algo que sucede con demasiada frecuencia: devolver el perro al lugar de donde lo trajeron. Para aquellos solteros que comparten la vivienda con otras personas, es importante discutir de quién será la responsabilidad del perro y asegurarse de que la mascota será bienvenida en la casa. Igual sucede con las familias, todos sus miembros deberían estar involucrados y de acuerdo en la adopción para evitar regresar al perro o hacerlo sentir indeseado.

•  Elija el perro adecuado: Aunque le puedan gustar todos los perros, eso no significa que todos los perros sean adecuados para usted. La Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales (SPCA) afirma que la raza de un animal y su temperamento son solamente la mitad de la ecuación cuando se escoge un perro. También debe considerar su propio estilo de vida y su personalidad.

A la hora de adoptar, muchas personas prefieren un cachorro porque piensan que así lo tendrán por más tiempo y porque pueden elegir uno cuyo temperamento se adapte mejor a su personalidad. Aunque las dos cosas son verdad, eso no quiere decir que los cachorritos son la elección perfecta para todos. Por ejemplo, los perritos no pueden dejarse solos por períodos prolongados de tiempo y necesitan ser alimentados varias veces al día. Esto hace que los cachorros no sean la mejor elección para las personas jóvenes que trabajan o estudian y que viven solos, separados de la familia.

•  Compromiso financiero. Se acabaron los días en que tener un perro era barato y su cuidado gratis. Actualmente, gracias a los avances en la medicina veterinaria, el cuidado de un perro es a menudo más costoso de lo que muchos se imaginan. Comida saludable, visitas de rutina al veterinario y hasta trabajar con un instructor de comportamiento, se han convertido en obligaciones que los dueños de perros deben realizar periódicamente. Los futuros propietarios deberían considerar todos estos compromisos financieros (sin mencionar los costos de la adopción) antes de adoptar un perro. Aunque generalmente vale la pena el costo por el placer que la mayoría de la gente siente al tener un perro, hay que recordar que es un compromiso que no debería tomarse muy a la ligera.

•  Responsabilidades. Aunque la mayoría de los adultos se dan cuenta que adoptar un perro es una gran responsabilidad, es posible que lo subestimen o lo olviden. Los perros deben ser alimentados, hay que sacarlos a caminar y mantenerlos limpios. Para los padres, no es muy sensato iniciar un proceso de adopción creyendo que los niños van a hacerse cargo de estas necesidades; a los niños les encanta y aceptan a las mascotas de la familia, pero rara vez aceptan las responsabilidades relacionadas con éstas.

Antes de adoptar un perro, hablen sobre todas las responsabilidades que vendrán con este nuevo miembro de la familia. Lleguen a un acuerdo sobre quién hará cada tarea relacionada al cuidado de la mascota, y determinen quién debe estar al frente a la hora de tomar decisiones.

Información cortesía de Metro Editorial Services

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes