Hay que tomar en cuenta asuntos como el medioambiente, el precio y la sensación que produce en la familia tener un arbolito de navidad

¿Usted qué prefiere? ¿Un arbolito de Navidad natural o uno artificial? Cada uno tiene sus adeptos y sus detractores, pero ¿cuál de los dos es la mejor elección?

Si su principal preocupación es el medioambiente, su opción número uno debería ser un árbol natural. Cultivar, usar y reciclar arbolitos de Navidad naturales es bueno para el medioambiente. Las investigaciones señalan que, cuando se comparan anualmente, el árbol artificial tiene tres veces más impacto en el cambio climático y el agotamiento de los recursos que el árbol natural. Los árboles naturales son biodegradables e incluso se pueden reciclar o reutilizar como abono orgánico. Por otro lado, los árboles artificiales son productos derivados del petróleo y la mayoría son importados del extranjero. Muchos se descartan entre siete y diez años después de su compra, y todos los años los vertederos donde se alojarán (literalmente durante siglos) se vuelven un poco más grandes.

¿No le gusta la idea de talar un árbol? Recuerde que los arbolitos de Navidad naturales son plantados por agricultores y cosechados a mano específicamente para que las personas los disfruten. Y por cada arbolito natural cosechado, se planta uno nuevo.

Si lo que le preocupa es su billetera, es cierto que uno podría ahorrar dinero si adquiere un arbolito artificial, pero tome en cuenta el impacto del dinero que gasta en uno real: los árboles de Navidad naturales proporcionan negocios reales para los verdaderos agricultores. El 100 por ciento de los arbolitos naturales que se venden en EEUU se cultivan en Norteamérica.

Una sensación diferente. Dentro de unos años, ¿qué cree que su familia recordará con más cariño, ensamblar un árbol de plástico que sacó del ático que se ve exactamente igual año tras año, o llevar a casa uno natural? Incluso salir a buscar arbolito natural puede crear una experiencia diferente cada vez.

En última instancia, y dejando los mitos a un lado, un árbol de Navidad natural es una elección de la que puede estar orgulloso. Ya sea que prefiera comprarlo en una tienda del vecindario, una granja local, un lote de temporada o incluso en línea, hay un arbolito disponible para todos. Para más información visite Facebook.com/ItsChristmasKeepItReal. EC

Con información de Brandpoint

Compartir

Más artículos de interes