La convivencia es importante

Aunque Laura García-Manrique es consciente de que Los Angeles ofrece mucho, por su extensión y cantidad de habitantes es difícil conseguirse a un conocido por la calle, “pues vas a trabajar y vuelves a casa y con eso se acabó el día.” Esto la lleva a extrañar mucho su tierra, el día a día con los amigos, de salir a tomar el café, de andar por la calle y saludar a la gente en cualquier momento.

Su profesión

Laura obtuvo una licenciatura en Ciencias Económicas, y una maestría en Administración de Empresas de la Universidad de Oviedo y de la Universidad de la Ciudad de Dublín. Llegó a Symantec a finales de los 90 como gerente de producto. “Empecé haciendo análisis de mercado y diseño de productos técnicos. También fui responsable durante un poco más de tres años del programa Norton Antivirus.” Dedicar tantas horas de trabajo a este programa le trajo mucha satisfacción, sobre todo porque durante 10 años consecutivos recibieron el premio de la revista PC Magazine. Lo que más le gustó a Laura de trabajar en este proyecto fue el hecho de llevar la información al público para educarlo. “En el ámbito técnico a los profesionales nos gusta desarrollar nuevas tecnologías, y en los últimos 3 años he tenido la responsabilidad de todo el desarrollo de los productos dirigidos al consumidor.”

Ayuda a la comunidad

Laura, quien actualmente es la Directora General de Administración de Producto, Productos para Consumidores y Soluciones de Seguridad de Symantec Corporation, siente que ella como representante de esta empresa ayuda a la comunidad desarrollando un mensaje que está disponible a todos los de habla hispana. “Una de nuestras áreas de inversión es el desarrollo de productos en español, así como el desarrollo de los sitios web, materiales de educación y soporte técnico.”

Una vida mejor

Para Laura los emigrantes siempre buscan una vida mejor, más facilidades económicas, desarrollo profesional o social. “En mi opinión un emigrante es una persona que decide que hay algo mejor, que tiene la iniciativa de decir quiero salir adelante por mí y para mi familia.” Finalmente, ella aconseja a todos las personas provenientes de otros países que no sean tímidas, ni se avergüencen de su acento, al tiempo que recalca: “Tengo el lujo y el privilegio de trabajar en una empresa técnica donde no importa tu acento ni el país de procedencia. Esos son factores que no importan.”

Compartir

Más artículos de interes