Un futuro mejor

Movido por el deseo de mejorar su vida, Eleazar decidió emigrar junto con un hermano mayor a Estados Unidos. Llegó en 1989, contando con 19 años de edad, al este de Los Angeles. De esos días recuerda que le impactó la diferencia entre su pueblo natal y esta ciudad. “En Zacatecas tenía una vida un poco limitada y cuando se tienen ambiciones no se cuenta con las herramientas para lograrlo.” Al llegar a Los Angeles sabía que debía luchar para salir adelante y así debió hacerlo, porque pronto se dio cuenta de que debía aprender inglés para poder comunicarse. Su primer trabajo fue en una fábrica de fantasía y luego haciendo el mantenimiento en una franquicia de comida rápida. Su día empezaba a las 3:00am porque su horario era de 4:00am hasta el mediodía. Después del trabajo asistía a la escuela para aprender inglés. Su sueño era poder estudiar una carrera, pero “era muy duro porque no contaba con apoyo económico, debía mejorar mi inglés y no había arreglado mi estatus migratorio.”

Un sueño convertido en realidad

Eleazar siguió luchando y buscando mejores oportunidades económicas. Durante un tiempo trabajó como guardia de seguridad en Guerrero, compañía que junto con Mission Foods forma parte de Gruma Corporation. Después de cierto tiempo allí consiguió una oportunidad como vendedor de esa compañía. Se retiró tras cinco años de labor, pero su experiencia y gusto por las ventas permanecía por lo que se trasladó a Mission Foods donde empezó a trabajar en 1989. Para adquirir una ruta en esta compañía se debe invertir aproximadamente entre $10 mil a $30 mil y un vehículo para trabajar, además de que como pequeño empresario el dueño de la ruta debe mantener e incrementar el número de clientes.

Eleazar agradece los gratos momentos y apoyo que le ha dado la compañía. Hoy en día es propietario de una ruta de distribución, tiene esposa y tres hijos, además de una casa que pudo comprar mediante el esfuerzo de tantos años. Eleazar está enfocado en brindar tiempo y seguridad a los suyos. Su meta es que sus hijos estudien mucho para que en el futuro puedan trabajar donde deseen. “Si llegan a trabajar en esta empresa que sea en el área corporativa.” Confesó que lo que más le gusta de su cultura es la convivencia, la honestidad y la variedad de los platillos que se preparan. Eleazar aconseja que es necesario trabajar duro, tener dedicación y estudiar, “sobre todo no debemos tratar de imponer a fuerzas nuestra forma de vida porque este país tiene sus reglas y leyes y uno debe respetarlas si desea permanecer aquí.”

SHARE

Más artículos de interes