Durante treinta años Bill ha prestado sus servicios en AT&T, pero a raíz del huracán Katrina que destruyó extensas áreas de los estados de Alabama, Louisiana, Mississippi y Texas tomó una postura más activa. AT&T ofreció sus servicios para reparar tanto las líneas de teléfono de las áreas destruidas como el servicio de transferencia de datos de alta velocidad (high speed data service) por lo que pidió voluntarios entre sus trabajadores.

Una decisión difícil

Irene, esposa de Bill, tuvo un gran peso en la decisión de su marido de acudir como voluntario a las zonas afectadas. Irene trabaja para la Iglesia Guadalupe en La Habra y le comentó que si en alguna medida ella podría ayudar lo haría y que él tenía suerte de tener la oportunidad.

Así fue como el 25 de septiembre se despidió de su esposa y sus dos hijas y viajó hasta el estado de Louisiana, en concreto a la ciudad de Covington, para ofrecer su trabajo. Bill describe el paisaje como desolador. “Es una zona en la que hubo muchos tornados, por lo que había carreteras que eran difíciles de ver debido a la cantidad de árboles, postes de luz y teléfonos, escombros y tejados de viviendas cubriéndolas totalmente”.
Bill tuvo la oportunidad de reunirse con su familia en La Habra por dos semanas durante la Navidad y el 3 de enero volvió de nuevo como voluntario pero esta vez a la ciudad de Metairie, también en Louisiana. En esta ocasión permanecerá ofreciendo sus servicios como voluntario por 3 meses.

El futuro tras Katrina

En opinión de Bill la situación no ha mejorado. Todavía existen grandes extensiones con vecindarios destruidos. Un panorama indescriptible que tomará al menos 5 años para que se pueda ver algún progreso.

Bill Griego piensa que la necesidad mayor es de mano de obra. “El gobierno sí está enviando dinero pero miles de ciudadanos abandonaron estas zonas y no quieren volver. Se necesitan trabajadores en la construcción, camioneros y en el servicio de hotel y restaurantes. También existen oportunidades para todos aquellos que quieran iniciar un negocio propio “en especial un buen restaurante de comida mexicana pues la extraño mucho”, comenta Bill.

Compartir

Más artículos de interes