Regreso a la tierra que lo vio nacer

A los 10 años de edad Andrés y su familia regresan a Estados Unidos debido a que sus padres consideraban que en este país los niños tendrían mayores oportunidades en la vida, estableciéndose finalmente en Miami, donde viven hasta la fecha. Andrés comenta que para él y sus hermanos no fue un gran problema aprender a hablar inglés. Recuerda muy bien que el día que llegaron, lo primero que hizo su padre fue llevarlos a una librería para adquirir libros en inglés que contaban la historia de los Estados Unidos, libros de los cuales debían leer unas cuantas páginas por día “así no entendiéramos el significado de los que leíamos”, añadió Terán.

La sazón se lleva en la sangre

Cuando Andrés termina el bachillerato no tenía en claro lo que deseaba estudiar. Por tal motivo, envió su solicitud de ingreso a la Universidad Johnson & Wales de artes culinarias y a otras dos instituciones educativas. Finalmente, el destino lo llevó a la escuela de Artes Culinarias, a la cual se inscribe de última hora saliendo de allí con un título en la mano.

Este joven señala que antes de ingresar a la universidad no contaba con una amplia experiencia en la cocina, algo que sí pudo observar en sus compañeros de estudio y que lo hizo esforzarse más. Su experiencia se limitaba a las comidas que preparaba en casa y a las vivencias con sus abuelas y su mamá en la cocina, de quienes expresó, tienen una sazón única. El padre de Andrés también se desempeñaba como cocinero y, además, su mamá le enseñó el secreto para preparar platillos deliciosos en poco tiempo. Terminada la Universidad, Andrés adquirió experiencia en lugares como The Alexander Hotel, Shula’s Steakhouse y Mortons.

Actualmente, Andrés es el Chef Ejecutivo del hotel Sheraton, lo que le permite administrar también el restaurante Shula’s on the Beach, una sección de banquetes, el área de comida rápida y el comedor del personal. Además de estas labores Andrés dedica algunas horas a actividades comunitarias, donando su tiempo y talento en eventos benéficos para recaudar fondos. “Mi experiencia me dice que debemos ser arriesgados y no detenernos si encontramos obstáculos en el camino, porque ellos son la fuerza para seguir adelante”.

SHARE

Más artículos de interes