Cambio cultural

La diferencia de culturas impactó su niñez. “En México mi mamá nos recordaba que no debíamos pedir nada a los vecinos”, pero cuando llegó a los Estados Unidos salió con sus vecinos a pedir golosinas durante la celebración de Halloween. También recuerda los primeros tiempos en su escuela, la maestra siempre le decía que no prestaba atención, “y yo me decía cómo, si no le estoy entendiendo”. Eso me llevó a pensar “que no era tan inteligente como los demás en el salón y lo que sucedía era que no conocía el idioma.” Su madre se siente orgullosa y en ocasiones le recuerda que aunque llegó a este país sin saber una palabra de inglés ha llegado a ser portavoz de California ante países europeos y asiáticos. Por esa razón ella recalca la importancia de aprender muy bien el inglés para sobresalir en la profesión que se escoja. Casi tres años le llevó aprender el nuevo idioma, una vez logrado pudo equipararse a sus demás compañeros y emprender los estudios que finalmente la llevarían a la posición que ha ocupado en California como asistente del Senador Montoya del Valle de San Gabriel; representante de la compañía Westinghouse desempeñándose en el área de política y comunidad; y luego como Secretaria de Negocios, Transporte y Vivienda durante el gobierno de Gray Davis, cargo en el que se desempeñó durante poco más de cinco años.

Siempre hay que pensar en ayudar A la comunidad

En todas las etapas que ha vivido han estado presentes las enseñanzas de su mamá y de su abuela, de quien conserva gratos recuerdos, como por ejemplo la ayuda constante a la comunidad y ese don de dar aunque no se cuente con nada material. Esas enseñanzas, llevaron a María Contreras-Sweet a realizar una loable labor durante su estancia en el gobierno de California, incrementando la flota de autobuses y trenes de transporte público, realizando un estudio entre las empresas de servicios de salud con el objeto de impulsar la prestación de servicio bilingüe a las comunidades de inmigrantes y arreglando las calles y aceras de algunas comunidades, entre otros proyectos grandes que incluyen el censo de California. Otra obra a destacar es HOPE (Hispanas Organizadas por la Igualdad Política), de la cual es fundadora. Durante estos 15 años HOPE ha pasado a ser una de las organizaciones más importantes del país. Su labor se complementa con la compañía FORTIUS y el banco PROMERICA (Lo que Promete América), a través de las que se presta ayuda a los empresarios, y en especial a los latinos, con el objetivo de que “en el futuro se diga que hemos contribuido al desarrollo económico del país.” Su experiencia no termina allí, porque ha sido acreedora de varios reconocimientos por su servicio a la comunidad y en ocasiones participa en foros en los que alienta a las personas a seguir adelante. Su consejo a los latinos es que aprendan a manejar sus fondos para que no dependen de un trabajo durante toda la vida.

SHARE

Más artículos de interes