La activista, de 83 años, es presidenta de la fundación que lleva su nombre, y sigue trabajando largas horas y sin salario alguno

No usa capa, ni antifaz; no los necesita. No tiene una fuerza sobrenatural; la reemplaza su humildad, voluntad y convicción. Su superpoder ha sido dedicar más de 50 años de su vida a la lucha por la justicia, dignidad y derechos de los trabajadores del campo. Dolores Huerta, incansable heroína de los campesinos.

La co-fundadora de la Unión de Trabajadores Agrícolas de América, ha sido muy activa ejerciendo mucha presión a favor y en contra de numerosas leyes. Entre las leyes que ha defendido se encuentran: Un proyecto de ley de 1960, que permite que el examen de conducir pueda realizarse en español; una legislación de 1962 para eliminar el Programa Bracero; una legislación de 1963 para promover la ayuda para familias con hijos dependientes a los agricultores de California; el Acta de las Relaciones Laborales Agrícolas de 1973 y el Acta de Inmigración Federal de 1985.

En entrevista a EFE,  Huerta mencionó que “se puede ver que aún tenemos un largo camino que recorrer. A pesar que hemos ganado muchos logros desde los años sesenta, aún estamos lejos en términos de nuestros números y en términos de nuestra representación”.

Hoy por hoy se sigue viendo desigualdad, un ejemplo de ello, dijo la activista, es que en estados como Nueva York existen todavía trabajadores agrícolas que carecen de protección y privilegios que nuestro estado (California) otorga a estos campesinos desde hace más de 40 años.

Dolores Huerta de 83 años es presidenta de la fundación que lleva su nombre, y sigue trabajando largas horas y sin salario alguno. Su organización con sede en Bakersfield beneficia a comunidades rurales del Valle Central en donde participan y se desarrollan líderes naturales que se enfocan en tres temas principales: salud y medio ambiente, desarrollo de la educación y de la juventud; y desarrollo económico.

Por su ardua labor, Huerta ha sido merecedora de numerosos premios y reconocimientos entre ellos el Eleanor Roosevelt Human Rights Award;  Ms Magazine´s, una de las tres mujeres más importantes de 1997; Ladies Home, una de las 100 mujeres más importantes del siglo 20; La Mujer del Año del Condado de Kern y  nueve doctorados honoris causa de universidades de todo el país. EC

Más artículos de interes