Todos lo conocen por “Memo”. Su nombre completo es Francisco Guillermo Ochoa Magaña. Su fecha de nacimiento es el 13 de julio de 1985, pero fue hasta los 19 años de edad cuando logró uno de sus mayores sueños, jugar profesionalmente. Todo sucedió cuando el entonces entrenador de las Aguilas del América, el holandés Leo Beenhakker, se impresionó al verlo en un partido de las fuerzas básicas del club, tanto que de inmediato lo subió al primer equipo. A partir de allí, llegaron las conquistas.

Su debut oficial en el máximo circuito del balompié mexicano fue en el año 2004 en un duelo entre el América y el Monterrey. Su entrada a la cancha fue circunstancial, ya que se dio luego de que el entonces arquero titular, Adolfo Ríos, sufriera una lesión. La posterior inactividad de Ríos fue la oportunidad que Ochoa esperaba y que no desaprovechó, ya que pronto se quedó con el puesto y, además, ese mismo año recibió un llamado para integrar la Selección Nacional sub-20, y nada menos que como capitán del equipo.

En cuanto a títulos, Ochoa ya saboreó las mieles del triunfo con el América, luego de ganar el Torneo Clausura 2005. Ese mismo año ocupó un lugar en la selección mayor e igual que sucedió con su club, una lesión del entonces arquero de México, Oswaldo Sánchez, le permitió adueñarse del arco tricolor.

Sus buenas actuaciones y su solvencia en la portería le valieron un lugar en la nómina de la selección en el Mundial Alemania 2006, pero aunque estuvo en el banco, sin duda fue una muy buena experiencia. Después del mundial ya nadie le quitó el puesto en el equipo nacional.

En la eliminatoria mundialista rumbo a Sudáfrica nadie entendía por qué en los primeros partidos el  técnico de México, Javier “El Vasco” Aguirre, puso en el arco al veterano Oscar “El Conejo” Pérez; pero todo volvió a la normalidad y para alivio de muchos, Ochoa regresó a defender la portería mexicana.

Debido a su carisma y a su inconfundible pelo rizado, es un ídolo entre los niños. Muchos lo imitan y siguen de cerca los partidos de la selección y de su equipo en la Liga Mexicana. Este hecho llamó la atención de los organizadores de un partido amistoso entre un equipo Resto del Mundo (con Ochoa en la puerta) y la selección de Irak, disputado en Milán, Italia en el 2008. Allí Ochoa tuvo la oportunidad de jugar al lado de grandes estrellas del fútbol mundial, como por ejemplo Ronaldinho, Beckham, Nesta y Cristiano Ronaldo, entre otros. Su imagen también forma parte de la portada del videojuego FIFA 08 y FIFA 09 en la versión que se vende en México y Estados Unidos.

Con tantos logros a tan temprana edad, sin duda “Memo” Ochoa es un gran ejemplo de que con trabajo y dedicación, se puede llegar lejos. Por lo pronto, Sudáfrica será una excelente vitrina para mostrar sus habilidades y para seguir cosechando éxitos.

Díganos su opinión. Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527.

SHARE

Más artículos de interes